"No se mata la verdad matando periodistas", el reclamo durante protesta en Puebla

sábado, 5 de mayo de 2012
PUEBLA, Pue. (apro).- Mientras que a unos metros de distancia el presidente Felipe Calderón escuchaba un concierto por el 150 Aniversario de la Batalla de Puebla, periodistas y activistas sociales se reunieron en el zócalo para manifestar su indignación por la inseguridad que priva en México para el trabajo periodístico. Al tiempo que en la catedral Calderón y el gobernador Rafael Moreno Valle escuchaban el concierto de la Orquesta Sinfónica de Puebla dirigida por Alondra de la Parra, en el centro del zócalo los periodistas colocaron una ofrenda con veladoras y un moño negro para recordar a sus colegas de Veracruz recientemente asesinados. Para realizar esta manifestación, los participantes tuvieron que pasar por un cerco de seguridad que se instrumentó desde temprana hora varias cuadras a la redonda de la catedral y del zócalo, e incluso tuvieron que responder preguntas de policías que vigilaban la protesta. Los manifestantes repartieron estampas con la imagen de una cámara ensangrentada, con un lazo negro y la leyenda “No se mata la verdad matando periodistas” para repudiar los asesinatos de la corresponsal de Proceso, Regina Martínez , los reporteros gráficos Gabriel Huge, Guillermo Luna Varela, Esteban Rodríguez y de su pareja sentimental, Irasema Becerra. El vocero del Contingente Puebla, Misraim Hernández, pidió un minuto de silencio a los participantes en la protesta para recordar a los periodistas asesinados en la última semana. Magaly Herrera, directora del Periódico Digital, lamentó que justo el Día Mundial de la Libertad de Expresión, el 3 de mayo, los periodistas de México hayan recibido la noticia del asesinato de otros tres colegas en Veracruz. “En México matar a un periodista sale barato porque hay impunidad y nadie hace nada”, dijo Arturo Alfaro, reportero de La Jornada de Oriente. En tanto que el reportero Ernesto Aroche, del portal Ladobe, recordó que en lo que va del gobierno de Javier Duarte de Ochoa en Veracruz nueve reporteros han sido asesinados, cuatro de ellos en solo una semana. Los periodistas lamentaron que el trabajo que realizan implique mayores riesgos sobre su vida, especialmente en entidades como Veracruz, donde la delincuencia organizada lo mismo impone censura, amenaza y acalla con violencia a los medios de comunicación.

Comentarios