Otro ataque a corporaciones en Durango; van seis en cuatro días

lunes, 7 de mayo de 2012
DURANGO, Dgo. (apro).- Elementos de la Policía Estatal Preventiva fueron atacados con disparos de arma de fuego en el municipio de Tepehuanes, ubicado al norte del estado; uno de los agentes resultó herido, según confirmaron las autoridades locales. Es la quinta agresión que sufren agentes de corporaciones locales de Durango en los últimos cuatro días, y la sexta tomando en cuenta una sufrida por miembros del Ejército. El incidente referido ocurrió la noche del domingo cuando los elementos policíacos adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado circulaban por una carretera interestatal. A la altura del poblado Carreras de la citada demarcación, un grupo de desconocidos comenzó a dispararles, por lo que los policías repelieron la agresión; sus disparos lograron alejar a los presuntos delincuentes. Durante el atentado resultó con lesiones de proyectil de arma de fuego en un brazo el agente identificado como Ramón Eduardo "N", de 27 años de edad; sus compañeros resultaron ilesos. Apenas la tarde del jueves 3 de mayo, elementos de la Dirección Estatal de Investigación fueron atacados por un grupo armado en el fraccionamiento Los Fuentes de la ciudad de Durango. Ahí murió el policía investigador Ángel Chávez Velázquez, de 36 años de edad. En un segundo ataque -derivado del mismo hecho- ocurrió en la madrugada posterior al enfrentamiento: un grupo armado ingresó al hospital San Jorge, en la zona centro de la capital, y asesinó a Daniel Ramírez Orozco, que había estaba hospitalizado por las lesiones sufridas horas atrás. Esa misma noche se confirmó la muerte de un tercer agente en menos de 24 horas: el policía municipal de Gómez Palacio, Joaquín Álvarez Martínez, de 58 años de edad. Fue asesinado en un retén preventivo, en el parque Industrial Lagunero. Un compañero suyo resultó lesionado. El viernes 4 de mayo hubo una agresión más, pero en contra de militares. El incidente ocurrió en el municipio de Rodeo: hombres armados fueron detectados en actitud sospechosa por el Ejército. Al verles, los presuntos sicarios comenzaron a disparar a los miembros del Ejército, por lo que estos comenzaron a defenderse. Uno de los agresores, Alejandro Bermúdez Soto, de 36 años, murió en el enfrentamiento. El sábado 5 de mayo por la noche, una agente de la Policía Vial de la capital, identificada con el nombre de Hilda Jiménez Torres, de 34 años de edad, murió atropellada por una camioneta tipo Explorer, cuyo conductor evadió el retén antialcohol en el que le habían marcado el alto. Dos de sus compañeros resultaron lesionados.    

Comentarios