Calidad educativa, tema secundario en el debate: Oppenheimer

martes, 8 de mayo de 2012
COLIMA, Col. (apro).- El periodista y analista político Andrés Oppenheimer se mostró decepcionado porque el tema de la calidad educativa fue manejado como un asunto secundario en el debate de los candidatos presidenciales en México. “Desafortunadamente –dijo– la educación de calidad, innovación, ciencia y tecnología, fueron sólo un subtema del debate, cuando tenían que haber sido ‘el tema’, porque si no se mejora la calidad educativa no se va a salir de la pobreza. Los candidatos hablaron de la educación y pobreza como asuntos diferentes, pero si no se mejora la educación no se saldrá de la pobreza”, puntualizó. Columnista y editor para América Latina del periódico The Miami Herald, Oppenheimer visitó esta ciudad para ofrecer la conferencia “El desafío educativo y tecnológico de México y América Latina”, invitado por la Universidad de Colima y el Colegio de Economistas. En entrevista posterior, consideró que “no hay nada escrito” en torno del ganador del debate, pues “lo que se ganan son los posdebates”, cuando los partidos utilizan momentos clave para explotarlos y capitalizarlos a su favor a través de espots y otros mecanismos de propaganda, por lo que “no me extraña que después de un debate no haya un ganador”, subrayó. No obstante, estimó que el discurso de los políticos mexicanos “no está tan mal”, pues “México está mucho más cerca del primer mundo que otros, que hablan de nacionalizar o volver a los años setenta”. Oppenheimer remarcó que faltan movimientos sociales que pongan a la educación en el centro de la agenda política. “Los políticos piensan en plazos sexenales, todos, los de izquierda y los de derecha, cuando la educación es un proyecto a 15 años”. El periodista argentino residente en Estados Unidos planteó la creación de un sistema de calidad educativa que vaya más allá de un plazo de seis años, y para ello –dijo– “se necesita que ciudadanos, empresarios, medios de comunicación y otros sectores se unan y presionen conjuntamente por una mejor calidad educativa, como ocurre en Brasil, y es importante que lo hagan en México”. Asimismo, mencionó que falta presión social para que la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo acceda a que sea evaluada la calidad académica de los profesores en México. “Todo mundo quiere ser querido, no le gusta verse como la gran traba al progreso de México. Creo que si hay presión social (Elba Esther Gordillo y el sindicato) van a terminar accediendo a lo que México tiene que hacer para pasar al primer mundo”, concluyó.

Comentarios