Acusan de desacato a procurador de EU por "Rápido y Furioso"

lunes, 11 de junio de 2012
WASHINGTON (apro).- El procurador general de Justicia estadunidense, Eric Holder, será acusado de “desacato” por parte del Congreso federal por su presunta renuencia a presentar documentos sobre la operación Rápido y Furioso. El presidente del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes, Darrel Issa, anunció que la acusación de desacato contra Holder se formalizará en una sesión legislativa el miércoles 20. “Si el procurador general decide entregar los documentos solicitados, confío en que podamos alcanzar un acuerdo sobre otros materiales para determinar innecesario al proceso del desacato”, acotó Issa en un comunicado de prensa. Es así que los integrantes del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental votarán el próximo 20 de junio sobre la propuesta de acusar o no de desacato al procurador general de Justicia. El comité integrado por 23 legisladores republicanos y 17 demócratas pretende obligar a Holder a que, aparte de la investigación interna sobre Rápido y Furioso que realiza el inspector general, el procurador entregue documentación más detallada sobre Rápido y Furioso. “Recientemente el comité anunció que obtuvo seis solicitudes para grabaciones de sospechosos en la operación Rápido y Furioso”, indica el comité en su comunicado, para luego añadir que los documentos solicitados a Holder y que éste se rehúsa a liberar son precisamente la trascripción de estas conversaciones telefónicas. “Las solicitudes indican que altos funcionarios de la División Criminal del Departamento de Justicia recibieron información detallada sobre las tácticas impertinentes de la operación, pero aun así aprobaron el mecanismo”, subraya el comité que preside Issa. Orquestada por la oficina regional de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) en Phoenix, Arizona, la operación Rápido y Furioso dio el visto bueno para que agentes federales contrataran a traficantes para que hicieran compras múltiples de armamento. La idea de la ATF era rastrear a los compradores de las armas para desmantelar a las redes de tráfico, sin embargo, el armamento llego a la frontera con México y los agentes de ATF perdieron las pistas, lo que resultó en que más de 2 mil armas terminaran en manos de cárteles del narcotráfico mexicano. “Habiendo obtenido estos documentos, la acusación de desacato se concentrará en el hecho de que el Departamento de Justicia se niega a entregar documentos fechados después del 4 de febrero de 2011”, se añade en el comunicado emitido por Issa. Holder, quien se ha presentado en varias ocasiones ante el Congreso para testificar sobre Rápido y Furioso, la última ocasión el jueves 7, ya entregó más de 7 mil 600 documentos sobre la polémica operación. El procurador también ha dejado en claro que se enteró del tráfico de armas a México en enero de 2011, y no antes como lo pretende suponer el republicano Issa. “La acusación de desacato no finca responsabilidades sobre ningún individuo por lo que pasó en Rápido y Furioso. El desacato es un mecanismo del Congreso para instrumentar su poder de cumplimiento con las solicitudes que haga”, aclaro Issa. De acuerdo con la conformación partidista del Comité de Supervisión se espera que los republicanos aprueben sin problemas la acusación de desacato contra Holder. Para ello, Issa simplemente necesita la mayoría mínima de los 40 votos que integran al comité que preside en la Cámara de Representantes.