"Es tiempo de un presidente del sureste": AMLO

lunes, 18 de junio de 2012
CAMPECHE, Cam. (apro).- En su cierre de campaña en esta entidad, Andrés Manuel López Obrador sostuvo que ya es tiempo de que el país tenga un presidente del sureste, pues esta región ha quedado rezagada por el abandono de la Federación. Bajo torrencial aguacero que se dejó caer esta noche a mitad del evento, el político tabasqueño llamó a sus seguidores a no ver a los priistas y panistas como enemigos, “porque no es con ellos el pleito”. “Que quede muy claro, no es con los de abajo con los que tenemos diferencia, el problema está con los de arriba. No nos peleemos abajo, aquí no está el problema, el problema está arriba y aplasta parejo a los de abajo”, dijo el candidato del Movimiento Progresista. El candidato presidencial de las izquierdas añadió que “los grandes problemas nacionales afectan a todos los mexicanos, ya que el gobierno sólo representa a uno por ciento de los mexicanos frente al 99% está en el abandono, no tiene representación, por eso no nos peleemos”. López Obrador expuso lo anterior luego de que el candidato del PRD a senador, Alberto Cutz Can, en claro afán de llamar la atención, arrebató el micrófono cuando el tabasqueño se disponía a su iniciar su discurso para criticar a las autoridades municipales panistas de Campeche y Hecelchakán. Cutz Can fue abucheado por los asistentes que esperaron casi dos horas bajo un inclemente sol para ver a López Obrador, quien llegó desfasado debido a un retraso en el vuelo comercial. “Además, muchos priistas me han dicho, ‘Soy del PRI pero votaré por usted el 1 de julio. También muchos panistas me han dicho lo mismo”, aseguró López Obrador. Dijo que el objetivo principal del Movimiento Progresista “es lograr el renacimiento económico, social y moral de México, ese es el objeto superior y en ese propósito hay cabida para todos los hombres y mujeres de buena voluntad”. Bajo la lluvia, que resistieron los más de 5 mil asistentes –según cifras de los organizadores--, el candidato presidencial, quien estuvo acompañado por su esposa Beatriz Gutiérrez, y todos los candidatos del PRD, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo (PT) que, en el caso de Campeche no van en coalición, dijo a sus seguidores: “Así como ustedes me quieren, apoyan y respetan, así les quiero yo”, comentó. Y aseguró que “esta no es una relación fría, utilitaria, esto tiene que ver con afecto, con cariño. Amor con amor se paga, por eso les repito tengan confianza paisanos, sé que les dará mucho gusto aquí en Campeche saber que tendrán un presidente del sureste, porque el sureste ha quedado siempre abandonado, rezagado. “Por eso ya le toca al sureste tener un presidente de esta región”, destacó. Antes, insistió en su propuesta de llevar a México al progreso a partir del combate a la corrupción, la injusticia y la violencia. “El cambio verdadero es el acuerdo que vamos a tomar todos los mexicanos, a eso voy a convocar, a que juntos erradiquemos, terminemos, acabemos con la corrupción imperante en el país”, comentó. “Si les preguntan qué es el cambio, pueden contestar que es cortar de tajo con la corrupción, nada ha dañado más a México que la deshonestidad de sus gobernantes, eso es la causa de la desigualdad social y económica y de la crisis de seguridad y violencia. “Por eso vamos a terminar con la corrupción, tengo convicciones ganas de hacerlo y autoridad moral, y no me va a temblar la mano, se terminará la ratería y esto nos beneficiara a todos, porque debido a la corrupción no hay progreso, no hay empleos, no hay bienestar, no hay educación ni atención a los jóvenes”, insistió. Aseguró que pese al escepticismo, “no hace falta quitarle a los ricos para darle a los pobres, hay presupuesto suficiente para darle al pueblo, pero la mayor parte de ese dinero se queda arriba”. El presupuesto de este año, recordó, es de 3 billones 700 mil pesos y, si se dividiera, alcanzaría a 11 mil pesos mensuales por familia, “se los dejo de tarea, hagan la cuenta”. En cambio, dijo, a la mayoría de los mexicanos sólo les entregan migajas, y “eso en esta temporada, cuando necesitan los votos, es cuando empieza la repartidera de despensas, materiales, chivos, borregos, ¡¡puercos, marranos y cochinos!!”. Resaltó que los mexicanos “ya no estamos para limosnas, el pueblo lo que necesita es justicia y habrá justicia”. Enseguida reiteró que sólo con los ahorros que se generarían acabando con la corrupción y los lujos en el gobierno, y recortando los sueldos onerosos y privilegios de los altos funcionarios, se podrían ahorrar hasta 600 mil millones de pesos anuales. “Unos 300 mil millones el primer año por eliminar la corrupción y otros 300 mil millones por terminar con los lujos en el gobierno”, dijo. “Dicen que no me salen las cuentas, las tengo bien hechas, lo que pasa es que no les gusta que ahora el funcionario público tenga que vivir en la justa medianía”, retó. “Ya no habrá sueldos de 200 mil a 600 mil pesos”, resaltó y aclaró que el “ajuste se hará arriba en la pirámide, no se les bajaran los sueldos a los maestros, médicos, policías, soldados, burócratas. No, ellos ganan cuando mucho 10 mil pesos al mes; vamos a bajarlos arriba de los 200 mil a 600 mil, ahí vamos a descopetar, a cortar ese copete”. Garantizó que él predicará con el ejemplo: “Voy a ganar menos de la mitad de lo que gana el que actualmente ostenta la Presidencia”, pues, insistió, “no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”. Expuso que el dinero que de esa manera se ahorre se destinará a programas de desarrollo y de autosuficiencia y soberanía alimentaria. También reiteró su propuesta de bajar los precios de gasolinas, luz y gas. “Dicen que no se puede, pero sí se puede, y es sencillo, sólo hay que terminar con la corrupción y los lujos” en Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE). Recordó su intención de cambiar la política petrolera, pues se dejará de exportar el crudo para darle valor agregado en México, para lo cual pretende crear cinco nuevas refinerías que producirá la gasolina que requiere el país, una de las cuales ofreció instalar en Campeche. “Diario se importan 500 mil barriles de gasolina, ese es el gran negocio, por eso no se construyen desde hace 30 años refinerías en México”, acusó. Asimismo, dijo a los maestros que la líder vitalicia del SNTE, Elba Esther Gordillo, dejará de manejar la educación en México. “Tengan confianza, habrá justicia, para esto es esta lucha, no me mueve la ambición al poder por el poder, ni la ambición al dinero, los voy a representar con mucha dignidad y no los voy a traicionar”, prometió y pidió a sus simpatizantes convencer a más gente de votar por él, orientarla para que no vendan su voto y ayudarlo a cuidar casillas.

Comentarios