El declive de la campaña de Josefina Vázquez Mota

sábado, 2 de junio de 2012
De tumbo en tumbo, la campaña presidencial de Josefina Vázquez Mota se desinfla. En cada entidad que visita le toca dirimir las pugnas internas del PAN o de plano enfrenta denuncias. Y ello se refleja en su caída en las encuestas, que al cierre de mayo la ubicaban ya en un retrasado tercer sitio. El 30 de abril todo era agitación en el Hospital General de México la víspera los festejos del Día del Niño. En las salas de consulta y los laboratorios, atestados de rostros macilentos o enrojecidos, nadie les dijo a los menores que ahí se encontraban, ni a sus padres, que el evento era para Josefina Vázquez Mota. La cita fue en el auditorio del nosocomio, en el cual, sin saberlo, ellos fungieron como extras en el montaje proselitista. La candidata presidencial del PAN salió del foro para saludar a los que no pudieron entrar. Pero apenas inició su discurso, ajenos a la trama, los menores gritaron a coro: “¡Juguetes!… ¡juguetes!… ¡juguetes!”. Las personas integrantes del voluntariado intentaron justificarse. Una de ellas arguyó que fue su presidenta, Carolina Silva, la esposa del director del hospital público, quien invitó a la candidata; dijo que hace unos meses ella sustituyó a Gabriela Navarro, la esposa del extitular de la Secretaría de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, quien hoy es secretario de Educación Pública. Abochornada por los tropiezos, otra compañera comentó que por la noche se reuniría con Vázquez Mota en sus oficinas de campaña en la colonia Del Valle. Quizá no sabía que la encerrona era sólo con los candidatos a diputados federales, donde estarían los integrantes del staff y Margarita Zavala, esposa del presidente Felipe Calderón. La coordinadora de campaña para el Distrito Federal, Kenia López, declaró a la reportera Karina Nalda que en ese encuentro el mensaje de Zavala fue que a partir de esa fecha la campaña se abocará a destacar las acciones del gobierno calderonista. El asunto es una de las “preocupaciones” de la familia presidencial. El mismo Calderón ha manifestado su inquietud por su “legado”. Diez días antes de la encerrona nocturna entre Josefina y Margarita, la hermana del mandatario, Luisa María Calderón, Cocoa, se quejó porque, dijo, es el priista Enrique Peña Nieto el que suele hablar del programa Oportunidades. Desde la reunión del 30 de abril con Margarita Zavala, personajes del círculo cercano a Calderón suelen acompañar a Vázquez Mota en sus actos proselitistas y de manera discreta están presentes cuando la entrevistan o participa en algún espacio mediático. (Extracto del reportaje que se publica esta semana en la revista Proceso 1857, ya en circulación)

Comentarios