Solalinde: no merecemos más el México podrido que tenemos

jueves, 12 de julio de 2012
IXTEPEC, Oax. (apro).- El coordinador de la Dimensión Pastoral de Movilidad Humana del Episcopado Mexicano en la zona Sur-Sureste, Alejandro Solalinde, recriminó al presidente Felipe Calderón por dejar “un panteón” en toda la ruta de inmigrantes centroamericanos. Luego lanzó: “No merecemos el pinche México que tenemos, ya no lo merecemos, es un México podrido que está comprometiendo a las nuevas generaciones”. A su regreso al albergue “Hermanos en el Camino”, luego de un exilio forzado en Europa al recibir amenazas de muerte, Solalinde fue recibido con una banda de música por decenas de inmigrantes e integrantes del movimiento #Yosoy132. Estuvo acompañado del representante adjunto de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas de los Derechos Humanos, Jesús Peña Palacios, y de la secretaria ejecutiva de la Dimensión Pastoral de Movilidad Humana del Episcopado Mexicano, Leticia Gutiérrez Valderrama. El sacerdote señaló que en el ocaso del sexenio, Felipe Calderón deja “muchísimos pendientes, deja miles de desaparecidos centroamericanos que prácticamente están sembrados en toda la ruta desde Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Tamaulipas y Coahuila. Todo eso es un panteón”. Subrayó: “Deja una capa de opacidad que no permite ver, ni siquiera imaginar ni cuantificar los migrantes que han desaparecido. De igual forma se queda pendiente el reglamento de la reforma migratoria, porque al presidente le estorbó y la neutralizó, entonces ha hecho inútil la ley”. Solalinde recalcó que los poderes Judicial y Legislativo cumplieron, porque en marzo de 2008 sacaron un pronunciamiento para descriminalizar la ayuda humanitaria, dando pie a unas reformas migratorias. El Legislativo y el Judicial hicieron “lo suyo, pero al Ejecutivo, el responsable de hacer posible esa ley, le estorbó y la neutralizó, y hoy tenemos una ley inútil, porque de nada sirve presumirla en el extranjero si no se puede aplicar”, remató el prelado. Insistió que está pendiente “un perdón que tiene que dar el gobierno de México a los hermanos de Centroamérica por haber sido ojetes con ellos, perdón porque no nos dolió nada que haya pasado su familia y tratarlos como los tratamos. No tratamos con respeto a Centroamérica, los tratamos como nuestros criados o nuestras chanclas”. Antes, el padre Solalinde manifestó que la situación de emergencia de los inmigrantes centroamericanos se ha superado, debido a que hoy se reanudó el servicio del tren donde viajan los indocumentados. La suspensión del servicio del ferrocarril por el descarrilamiento y derrumbe de un puente por los efectos del huracán Carlotta significó que miles de inmigrantes quedaran varados o buscaran rutas distintas y peligrosas, señaló. Asimismo, insistió en la desaparición del Instituto Nacional de Migración y la continuación del grupo Beta, pero no como subordinado al INM. Sobre el Partido Revolucionario Institucional, manifestó que “querer estar en el poder no es como hace 40 o 50 años, porque hoy hay mayor resistencia, mayor conciencia, porque ya no somos tan borregos como antes y somos gente pensante y con sentido crítico, y vamos a estar atentos y vamos a exigir”. Finalizó: “Como los jóvenes del 132, también estamos dispuestos al diálogo, a contribuir, a no estorbar, pero sí a exigir que el priato –corrupción, abuso, delincuencia, extorsión– sea arrancado del corazón del PRI y de la sociedad, porque ya no merecemos el pinche México que tenemos, ya no lo merecemos, es un México podrido que está comprometiendo a las nuevas generaciones”, finalizó.

Comentarios