Con excepción de Ebrard, avala Conago triunfo de EPN

viernes, 13 de julio de 2012
QUERÉTARO, Qro. (apro).- La Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) emitió esta tarde un pronunciamiento en el que avala el triunfo del priista Enrique Peña Nieto en la elección presidencial. “Los gobernadores y el jefe de Gobierno del Distrito Federal nos declaramos respetuosos de las instituciones y de la decisión de los ciudadanos”, leyó en la declaración conjunta el gobernador de Chihuahua, César Duarte. Al preguntarle luego si también el subsecretario de Coordinación Metropolitana del GDF, Héctor Hernández Llamas, quien asistió en representación de Marcelo Ebrard, había aprobado el punto de acuerdo, el mandatario chihuahuense respondió que la decisión fue “unánime”. Sin embargo, en entrevista por separado, Hernández Llamas negó lo dicho por el gobernador de Chihuahua. Aseguró que el punto de acuerdo ni siquiera estaba en la agenda de trabajo del día y desmintió que él, en lo personal, haya validado el triunfo de Peña Nieto. Remachó:

“No estaban una tercera parte de los gobernadores de la Conferencia, en algunos casos estábamos los representantes. Cuando se presentó el escrito, fue objetado por el DF y Sonora”.

En la reunión también estuvo presente el virtual gobernador de Morelos, el perredista Graco Ramírez, quien asistió acompañado del mandatario saliente, el panista Marco Antonio Adame. Previo al inicio de los trabajos, el gobernador de Querétaro, el priista José Calzada Rovirosa, hizo un llamado al candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, a conducirse por los cauces legales que ofrecen las instituciones en la inconformidad por el proceso electoral, y a “no violentar la armonía del país (sic)” con protestas o manifestaciones. Luego de la reunión privada, en la plenaria se abordaron algunos asuntos de seguridad, pero el pronunciamiento principal fue esta declaración conjunta en la que, además, se hace un llamado a los actores sociales y políticos del país para que “participen en la nueva etapa de la vida nacional” que iniciará, según afirmaron, con Enrique Peña Nieto como presidente. Aunque dejaron en claro que respetan los derechos políticos y legales de “figuras políticas y ciudadanas” –no citaron específicamente a Andrés Manuel López Obrador en el pronunciamiento–, los mandatarios declararon que trabajarán “para que haya paz social en México”, así como por mejores condiciones para el desarrollo de cada región del país. Anunciaron también que efectuarán “todas las acciones que sean necesarias” en conjunto con el gobierno federal y los municipios, para “consolidar el pacto federal” en el próximo sexenio. Un funcionario del gobierno de Querétaro dijo a apro que esta declaración fue discutida en el encuentro privado –que duró unas tres horas–; fue propuesta por “varios gobernadores del PRI y del PAN”. Este ha sido el encuentro número 43 de la Conago, cuyos acuerdos fueron signados por 26 gobernadores y los representantes de los ausentes, con excepción del marcelista. Aparte de Ebrard tampoco asistieron a la reunión los gobernadores de Chiapas, Juan Sabines, y de Guerrero, Ángel Aguirre. En cambio, asistieron los 15 mandatarios priistas, así como los de Oaxaca, Gabino Cué; de Puebla, Rafael Moreno Valle, y de Sinaloa, Mario López. En el encuentro también se aprobó una propuesta del gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, en materia de prevención contra la delincuencia, con base en la aplicación de la Ley General para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia, que articula programas sociales y culturales y de combate a la pobreza, además de la dignificación del trabajo policial. Esta propuesta será llevada por la Comisión de Seguridad Pública de la Conago al Consejo Nacional de Seguridad Pública, que de acuerdo con la ley referida, es la instancia que coordinará y definirá las políticas de prevención social de la violencia y la delincuencia en el país.  

Comentarios