Celebra Calderón fin de veda electoral; ya "urgía" dar obras, dice

jueves, 5 de julio de 2012
LAS VIGAS DE RAMÍREZ, Ver. (apro).- El presidente Felipe Calderón festejó el fin de la veda electoral porque –dijo–ya le “urgía” entregar obras. “Estamos en el camino…Y qué bueno que ya se acabó la veda electoral y ya me dejan trabajar plenamente (sic)”, dijo durante la inauguración de 30 kilómetros de la autopista Perote-Banderilla. Ajeno a la derrota de su partido en las elecciones del pasado 1 de julio, Calderón intercambió elogios con el gobernador priista Javier Duarte de Ochoa, por la sinergia que han demostrado en proyectos carreteros. Entre bromas, el presidente se dio tiempo para manejar una camioneta Suburban y ser el primero en pagar una de las dos casetas de peaje que tendrá la nueva autopista. Minutos antes bromeó con la concurrencia sobre la protección que le brinda el Estado Mayor Presidencial. “¿Ahora sí me van a dar chance de manejar el vehículo? Nunca me dejan!”, expresó. Durante el acto, el Ejecutivo federal aseguró que antes de que concluya su mandato dejará construidos más de 21 mil kilómetros de carretera, y aseguró que ya va en más de 19 mil. “Es más (carreteras) de lo que se construyó en los últimos dos sexenios. En el caso de Veracruz va a quedar muy bien comunicado por carretera”, añadió. Y aseguró que antes de que entregue el mandato a su sucesor regresará a Veracruz para inaugurar la segunda etapa del Libramiento de Xalapa, que va de Corral Falso, en el municipio de Emiliano Zapata, a Banderilla. Esa vía, puntualizó, optimizará los traslados de Puebla, Oaxaca y el Distrito Federal al Puerto de Veracruz y otros municipios importantes del estado. Aprovechando el fin de la veda electoral, Calderón ocupó la mitad de su discurso para dar cifras sobre las fuentes de empleo creadas en el último semestre y que –añadió– están avaladas por el Instituto Mexicano del Seguro Social. Según sus estadísticas, durante junio “se crearon 91 mil 500 nuevos empleos netos”, y durante todo el primer semestre de 2012, apuntó, hay evidencia de la creación de medio millón de empleos más, no obstante que –dijo– México también sufrió la pérdida de empleos tras la crisis económica mundial de 2009. “Pero ya los recuperamos, desde 1994 no se había creado tanto empleo”, aseveró. Asimismo, señaló que México es el segundo país que más ha crecido económicamente, según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La nación ha crecido por encima de Brasil, Argentina y algunos países de Europa, insistió. “Sólo Chile va a tener más crecimiento económico que nosotros”, redundó. Los elogios Tras la veda electoral y después de la estrepitosa  derrota del PAN y de su candidata presdiencial, Josefina Vázquez Mota, en las elecciones del pasado domingo 1, la autopista Perote-Banderilla, que atraviesa el municipio de Las Vigas de Ramírez, fue el momento perfecto para la reaparición de Felipe Calderón en la agenda pública. Como si no hubiera pasado nada, se dio tiempo para intercambiar elogios mutuos y saludos fraternos con el gobernador Javier Duarte de Ochoa. “Se trata de obras donde convergemos eficaz y corresponsablemente la Federación, el gobierno de Veracruz y la iniciativa privada; resultados coherentes con la visión del presidente Felipe Calderón de hacer de éste el sexenio de la infraestructura”, expresó Javier Duarte en su turno al micrófono. Prosiguió: “Señor presidente, Veracruz recuerda siempre con gratitud el respaldo de su administración. Reconocemos su firmeza en la defensa de la tranquilidad de nuestras familias y acompañaremos hasta el último momento su esfuerzo para ser un país más próspero, más seguro y democrático. Señor presidente, Veracruz es su casa”. El halago fue correspondido: “Señor gobernador, Javier Duarte, en verdad le agradezco mucho sus palabras. Como dicen por ahí, estamos en el camino…”, dijo Calderón. El Ejecutivo federal agregó que durante su sexenio Veracruz fue ampliamente beneficiado con varios ejes carreteros y multimodales, mismos que –subrayó– comunican desde México, Guadalajara, Pachuca, Estado de México, Nuevo León, el Istmo de Tehuantepec y los límites de Oaxaca hacia los municipios más importantes del territorio veracruzano. Para finalizar el acto, ambos mandatarios se subieron a una camioneta Suburban blindada, con Calderón al volante y Javier Duarte como copiloto. Bajo un fuerte dispositivo de seguridad, encabezado por marinos de la Armada de México, Ejército, Policía Federal, Estado Mayor Presidencial y Policía Estatal, el presidente y el gobernador recorrieron un tramo de la autopista, acompañados de un pool de fotógrafos y camarógrafos que, como pudieron, se “treparon” en la batea de una camioneta. Decenas de servidores públicos de los gobiernos federal y estatal, así como acarreados de las secretarías de Comunicaciones y Transportes y de Desarrollo Social, tuvieron que caminar alrededor de un kilómetro para regresar al estacionamiento donde se habían establecido los filtros de seguridad.  

Comentarios