Caen en Tabasco siete "zetas"; dos son expolicías

miércoles, 1 de agosto de 2012 · 19:37
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) presentó a siete presuntos miembros del grupo delictivo Los Zetas, entre ellos, dos expolicías municipales y el supuesto encargado de la plaza en Tabasco, Pedro Hernández Hernández, originario de Chilpancingo, Guerrero. En rueda de prensa, el procurador de Justicia, Gregorio Romero Texquextle, informó que la captura se realizó los días 19 y 20 de julio en los municipios de Comalcalco y Cárdenas, Tabasco. Tres de ellos fueron detenidos en Comalcalco, cuando circulaban en un Cirrus negro por el bulevar Leandro Rovirosa Wade de esa localidad. Al ser interrogado, el conductor se identificó como Eusebio Córdova Góngora, 32 años de edad, originario de Cárdenas, Tabasco, donde trabajó como policía municipal y actualmente funge como “coordinador de halcones” de Los Zetas en la entidad. Córdova Góngora aceptó su participación en extorsiones, secuestros y ejecuciones en la entidad, así como en el control y comercialización ilegal de combustible robado a Petróleos Mexicanos (Pemex) que era enviado a Coatzacoalcos, Veracruz, a través de la empresa Goico Soluciones Integrales Petroleras SA de CV, ubicada en la ranchería Anacleto Canabal, sobre la carretera federal Cárdenas-Villahermosa, asegurada por el Ministerio Público y donde se encontraron contenedores de plástico con estructura metálica que contenían diesel. Asimismo, el copiloto dijo llamarse Pedro Hernández Hernández, alias El Chelo, de 27 años de edad, originario de Chilpancingo, Guerrero, que se desempeñaba como jefe operativo de Los Zetas en Tabasco y hombre de confianza de Carlos Guízar Valencia, El Z-43. El tercer ocupante del vehículo dijo llamarse Alejandro Chavira Vicuña, de 33 años de edad, originario de Ciudad Juárez, Chihuahua, quien aceptó ser el encargado de movilizar el diesel o gasolina ilegal al estado de Veracruz. Tras rendir su declaración ministerial, Pedro Hernández aceptó estar relacionado con diferentes delitos, y reveló que Guízar Valencia El Z-43, lo ha enviado a Colombia y Guatemala para negociar el tráfico de droga, así como a diversos estados de la República. Confesó que hace aproximadamente tres meses ordenó y participó en la ejecución de diversas personas que vendían droga para el cártel del Golfo, así como en el homicidio de dos familias del municipio de Huimanguillo, Tabasco; en el asesinato de tres personas más en la ranchería Torno Largo, del municipio de Centro, y en el secuestro de un productor de caña en Cárdenas. Además, con ayuda de sus estacas se introducía a los pozos petroleros que estaban en perforación para someter a los empleados y obtener dinero. Con esta información, el Grupo Coordinado Interinstitucional para combate a la delincuencia organizada --integrado por la PGJ, la PGR y la Sedena-- detuvo en el municipio de Cárdenas, a Héctor Abraham Sánchez Alcudia y a Tomás López Fernández, El Masa --también expolicía municipal de ese municipio-- que se desempeñaba como comandante de estacas. Por confesión de éstos, se arrestó también en Cárdenas a la estudiante Karen Cristell Sánchez Cacho, de 20 años de edad, quien dijo ser pareja sentimental de El Chelo. En el interior del domicilio de la estudiante se aseguraron una ametralladora tipo AR-15 Colt calibre 223, con 3 cargadores; una pistola tipo Magnum, marca Smith & Wesson, calibre 357; un rifle de diávolos y un rifle marca J.C Higgins model, así como más de mil cartuchos útiles de diversos calibres. Posteriormente, fue detenido el “halcón” Edwin Jesús Sánchez, El 19 ½, de 27 años de edad, quien confesó que se desempeñaba como velador de los vehículos que utilizaban Los Zetas. Se les aseguró también una casa ubicada en la ranchería Ixtacomitán, en la periferia de esta capital, que era utilizada para mantener a las víctimas de secuestro. En el interior del inmueble se encontró un tráiler color rojo marca Kenwoort con placas federales de circulación 204-AK-7, sin remolque, producto del pago de rescate de una víctima de secuestro.

Comentarios