Fue el dueño de MVS quien despidió a Aristegui: Presidencia

miércoles, 22 de agosto de 2012 · 14:39
MÉXICO, D.F. (apro).- La coordinadora de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Alejandra Sota, rechazó hoy que intentara coaccionar la libertad de expresión de la periodista Carmen Aristegui; y subrayó que la decisión de despedirla en febrero de 2011, fue del presidente de MVS Comunicaciones, Joaquín Vargas Guajardo. Momentos después de que concluyera la “sesión informativa” en la que Vargas presentó una serie de documentales que prueban las presiones de Alejandra Sota y en especial, del entonces secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, el gobierno federal convocó a una rueda de prensa en la Secretaría de Gobernación. No obstante, Alejandra Sota se deslindó de los dichos de Javier Lozano e insistió en que el gobierno de Felipe Calderón es respetuoso de la libertad de expresión. Ahí, aseguró que la decisión de despedir a Aristegui en aquella ocasión, por los cuestionamientos relativos al supuesto alcoholismo de Calderón, fue tomada por el empresario, no por el gobierno federal ni “por un berrinche presidencial”. Sota insistió en que lejos de una motivación política, los señalamientos de Joaquín Vargas tienen que ver con una decisión técnica y la negativa del empresario a pagar la contraprestación de 27 mil millones de pesos que pide el gobierno federal por el uso de la banda 2.5 MHz. Acompañada por el secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome Frisione, y del subsecretario de Hacienda, aseguró que MVS no cuenta con la capacidad para operar la mencionada frecuencia. Durante su aparición ante los medios, la vocera presidencial presentó una carta enviada por Joaquín Vargas al presidente Felipe Calderón, fechada en febrero pasado, en la que solicita una audiencia para abordar el tema de la contraprestaciones, pues según se lee en el documento, el empresario afirma que no ha podido alcanzar un acuerdo con la Secretaría de Hacienda. “El chantaje es al revés”, espetó la vocera en el sentido de que fue Joaquín Vargas quien intentó chantajear al gobierno. Por su parte, el exsecretario de Trabajo y actual senador electo, Javier Lozano Alarcón, rechazó en un comunicado colocado en un blog y difundido a través de Twitter, que las declaraciones de Joaquín Vargas exponen hechos de manera “parcial y convenenciera”, y que pone palabras en su boca. Lozano rechazó haber amenazado o condicionado al presidente de MVS, ni haber tenido injerencia en la recontratación de Carmen Aristegui. En su comunicado, Lozano aseguró que Vargas lo buscó a él como amigo y no en calidad de funcionario. “El señor Vargas insiste en su intento por confundir a la opinión pública al hacer referencia sobre hechos, conversaciones, reuniones y mensajes propios de una relación de amigos y no de carácter institucional”, expuso Lozano Alarcón, quien añadió que jamás habló a nombre del presidente de la República.    

Comentarios