Se mantiene sin clases Nueva Jerusalén

lunes, 27 de agosto de 2012 · 14:57
MÉXICO, D.F., (apro).- La promesa que hizo el gobierno de Michoacán para que los niños de la escuela laica de Nueva Jerusalén iniciaran clases este lunes no se cumplió, debido a que los padres de familia rechazaron la propuesta de que sus hijos fueran trasladados a centros escolares de las comunidades de La Injertada y Puruaran. Durante una reunión con autoridades michoacanas, los padres de familia exigieron el restablecimiento del ciclo escolar en Nueva Jerusalén, en la misma casa que había sido habilitada para ese fin, pues consideraron que si ceden a la propuesta gubernamental, los fanáticos religiosos terminará por lanzarlos de la comunidad. Al concluir la reunión, padres e hijos realizaron una marcha en la periferia de Nuevo Jerusalén y entonaron el himno nacional, al tiempo que pidieron justicia y el reinicio formal de las clases. La acción enardeció al grupo clerical que se ubica en el centro del poblado que, con altavoces, conminó a sus seguidores a hacer frente a los laicos. Alrededor de 270 niños no han podido iniciar el ciclo escolar debido a la resistencia del grupo religioso de la zona, que considera que en las escuelas laicas enseñan a los niños “cosas del diablo”, como educación sexual. El pasado domingo 26, Fernando Ochoa, subsecretario de Gobernación, se reunió con funcionarios, representantes y maestros  de la comunidad de La Injertada y Puruarán, para pedirles que dieran cabida en sus aulas a los niños afectados de Nueva Jerusalén, municipio de Tiuricato. No obstante, los padres de familia rechazaron esa propuesta debido a que, dijeron, esas escuelas están saturadas. Emiliano Juárez, vocero de los integrantes del llamado bloque liberal, indicó que la contrapropuesta de los padres de familia es que el gobierno del estado construya escuelas en predios cercanos a la comunidad. Pasado el mediodía, un contingente de al menos 200 policías federales y estatales, a bordo de 25 unidades, arribó a la zona para dialogar con las autoridades ejidales y conocer la situación que se vive en el lugar por el diferendo entre ambas partes. Los agentes se apostaron alrededor de la comunidad con armas y equipos antimotines para evitar más confrontaciones entre los pobladores. Un comandante de la Policía Federal se reunió como el encargado del orden en Nueva Jerusalén, Cruz Cárneas Salgado, mientras que los pobladores organizaron vallas humanas con mujeres, niños y personas de la tercera edad.  

Comentarios