Personal de EU emboscado en Tres Marías estaba de visita: Semar

martes, 28 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio de la confusión sobre la operación de agentes de Estados Unidos en México, la secretaría de Marina, Armada de México, negó que el capitán perteneciente a esa agrupación fuera el conductor del vehículo estadunidense atacado el pasado viernes por elementos de la Policía Federal, en las inmediaciones de Tres Marías, en la salida a Cuernavaca. “El elemento de esta institución tenía la función de enlace y traductor, por lo que requería operar equipos de comunicación”, señaló la Marina en un comunicado ante las primeras informaciones que ubicaron al capitán de esa fuerza como el conductor del vehículo al servicio de los estadunidenses. “La unidad fue conducida en todo momento por uno de los ciudadanos norteamericanos” y el capitán, “al momento de la agresión se encontraba en el asiento trasero pidiendo auxilio por su teléfono celular”, dijo la Marina “con base en las propias declaraciones del capitán de la Armada de México”. La Marina insistió en la versión de que “los ciudadanos norteamericanos” iban en calidad de visita de los cursos de adiestramiento que se imparten en las instalaciones que tiene la Armada de México en el cerro del Capulín, en la salida a Cuernavaca. Para demostrar que el capitán no era el conductor, añadió: “durante el ataque, los impactos de arma de fuego lograron romper el blindaje, causando asimismo las heridas a los tripulantes norteamericanos, que viajaban en la parte delantera del vehículo”. La Marina se refiere a “ciudadanos norteamericanos”, pero nunca precisa la función que tienen asignada dentro de la embajada estadunidense. La revista Proceso publicó en su edición de esta semana que se trata de agentes de la Agencia Federal Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) que recolectaban información para ubicar a Héctor Beltrán Leyva, El H. De acuerdo con esa versión, además del capitán de la Marina, en el vehículo viajaba un informante de esa organización. Sin embargo, otras versiones periodísticas aseguran que los dos estadunidenses son agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que “iban a los cursos de adiestramiento de tiro” que tiene la Marina en el Capulín.