Dan marcha atrás a proyecto turístico en Cabo Pulmo

viernes, 31 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Grupo de Construcción y Concesiones OHL de España se desistió oficialmente de solicitar la Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto turístico Los Pericúes, en Cabo Cortés, Baja California Sur, un “refrito” –según Greenpeace– del proyecto cancelado en junio pasado por el presidente Felipe Calderón. El anuncio lo hizo la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) a través de un comunicado, en el que señala que la empresa decidió desistirse de la evaluación de impacto ambiental que solicitó el 20 de agosto, debido a “su preocupación por extender a la comunidad la propuesta de su proyecto, a fin de integrar las opiniones de la sociedad y organizaciones civiles”. Hace dos días, la organización ambientalista no gubernamental Greenpeace afirmó que el nuevo proyecto Pericúes, de OHL, era un “refrito” del cancelado en junio pasado a la empresa Hansa Urbana y que era igual de “depredador” y “amenazante”. El proyecto para Cabo Pulmo fue cancelado el 15 de junio por la oposición de diversas agrupaciones ambientalistas y más de 220 firmas provenientes de todo el mundo, quienes rechazaban el proyecto que planteaba construir unos 30 mil cuartos de hotel y una zona residencial, así como campos de golf en una zona de baja densidad de agua para el consumo humano. No obstante, durante su anuncio de cancelación, Calderón dejó abierta la puerta para que el proyecto fuera preservado, siempre y cuando el nuevo proyecto permitiera generar beneficios a los habitantes de la zona a partir del turismo. El lunes 20, OHL presentó un nuevo proyecto, llamado Pericúes que, según Greenpeace, “no es más que una nueva versión, un refrito de Cabo Cortés. Unos cuantos cuartos de hotel y unos hoyos de golf menos, pero igual de depredador”, sentenció el miércoles 29 en un comunicado. Este viernes, la Semarnat anunció que OHL se desistió de su solicitud de impacto ambiental porque quiere considerar las opiniones de la sociedad y organizaciones civiles en su proyecto turístico. La dependencia federal señaló que valora la responsabilidad de la empresa en su compromiso de integrar las opiniones de todos los sectores involucrados en su propuesta de proyecto, ya que estas acciones enriquecen y fortalecen el objetivo de la conservación y el cuidado del medio ambiente. Sin embargo, Greenpeace destacó en otro comunicado que es la respuesta de la sociedad civil organizada la que hace posible que la empresa se desista de edificar un megacomplejo en Cabo Pulmo. También hizo un llamado a la Semarnat a demostrar con actos congruentes que ha dado un viraje en la política ambiental, lo que implica, dijo, “no dar prioridad a los intereses de los desarrolladores privados y sancionar a los funcionarios que cometen actos ilícitos para dar ventaja a los promoventes de cualquier proyecto que dañe o contamine un ecosistema". La empresa OHL fue la constructora española consentida del gobierno del Estado de México durante el mandato del priista Enrique Peña Nieto. Las megaobras del gobierno mexiquense –entre ellas el viaducto Bicentenario– fueron concesionadas a OHL, empresa que también ha recibido múltiples contratos de obra de infraestructura y concesión del gobierno de Felipe Calderón, y de la administración capitalina que encabeza Marcelo Ebrard.

Comentarios