Un decapitado entre los 11 muertos de inicio de semana

lunes, 6 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Al menos 11 personas murieron este lunes, una de ellas decapitada, en cuatro estados del país, como resultado de acciones presuntamente relacionadas con el crimen organizado. En San Luis Potosí, al menos seis osamentas fueron localizadas en una fosa del municipio de Ciudad Fernández, en la zona media de la entidad, informaron autoridades policiacas. Mientras en Nuevo León, elementos ministeriales abatieron a dos hombres y detuvieron a dos más, presuntos miembros de una banda de asaltantes que operaba en el norte de Monterrey. Alrededor de las 14:00 horas se desató un tiroteo en la calle Filita, entre Montenegro y Las Rocas, en la colonia San Bernabé, donde elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) marcaron el alto a los ocupantes de un auto Camry y de una camioneta Mariner negra. Los tripulantes de los dos vehículos respondieron con disparos que fueron repelidos por los policías. Tras una breve persecución, los ocupantes del Camry bajaron del vehículo y cayeron abatidos por los policías; los otros dos que iban en la camioneta fueron detenidos. En otro hecho, un reo identificado como Israel Chávez, quien estaba preso por delitos contra la administración de la justicia, fue asesinado a golpes por otros dos en el penal de Topo Chico, luego de una riña. Los homicidas fueron identificados como Gustavo Soto, preso por delincuencia organizada, y Ricardo Vázquez, por homicidio. El cuerpo de otro hombre, al que sus asesinos cortaron una oreja, apareció la mañana de este lunes en el Libramiento Noreste, en Escobedo, 20 kilómetros al norte de Monterrey. La policía municipal de Navolato, en Sinaloa, encontró el cuerpo descuartizado de un hombre, cuya cabeza fue depositada adentro de una hielera. El cuerpo fue hallado en un lote baldío de la colonia Popular, del citado municipio ubicado a 37 kilómetros al surponiente de Culiacán. Las autoridades informaron que junto al cadáver fue encontrado un mensaje en el que se advertía que "arderá" el municipio. En Michoacán, ocho elementos de la Policía Municipal del municipio de Hidalgo, acusados de extorsión y amenazas, fueron detenidos por elementos del Ejército durante un operativo. En dichas acciones un comandante policiaco murió de cuatro balazos al intentar enfrentar a los militares. De acuerdo con el parte castrense, el operativo se realizó luego de que se acusara a los policías locales de hacer llamadas anónimas para extorsionar y amenazar.

Comentarios