Aún no identifican a los 16 ejecutados, pero Aguirre dice que son michoacanos

lunes, 10 de septiembre de 2012
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Los cadáveres de 16 hombres asesinados fueron encontrados esta mañana en la batea de una camioneta abandonada casi frente al cuartel de la Policía Federal Preventiva (PFP) en el municipio de Coyuca de Catalán, región de la Tierra Caliente, confirmó la Procuraduría General de Justicia de Guerrero. Aun cuando hasta el momento no han sido identificadas las víctimas, el gobernador Ángel Aguirre Rivero se apresuró a declarar que son originarias del vecino estado de Michoacán. Junto a las víctimas fue colocado un mensaje firmado por el grupo delictivo La Familia y dirigido a la banda criminal Los Caballeros Templarios. El hallazgo se reportó a las 10:10 horas en las inmediaciones de la cabecera de este convulsionado municipio, en el crucero carretero que conduce al municipio de Ajuchitlán del Progreso, donde dejaron abandonada una camioneta roja de redilas, Ford modelo 350 con placas KY77294 del Estado de México. En la batea del vehículo estaban apilados los cuerpos de 16 hombres, todos atados de pies y manos, con huellas de tortura y acribillados, de acuerdo con el reporte de la Procuraduría local. En el lugar las autoridades encontraron el siguiente mensaje: “Ya estamos aquí putos Caballeros. Atte. La Familia.” La camioneta con los cadáveres fue abandonada a tres cuadras del punto donde se encuentra un destacamento de fuerzas de reacción de la PFP. Las víctimas, que se encuentran en calidad de desconocidas, fueron trasladadas a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de la ciudad de Iguala. Al respecto, las autoridades ministeriales de la entidad hicieron un llamado a los habitantes de la región de Tierra Caliente que pertenece al estado de Michoacán, en caso de que tengan familiares desaparecidos, para que acudan al Semefo de Iguala, debido a que en Guerrero, afirmaron, no se tiene reporte de ese número de personas desaparecidas. La región de la Tierra Caliente de la entidad, conformada por nueve municipios, ha sido considerada como bastión de La Familia Michoacana. Al dividirse este grupo delictivo, la facción denominada Los Caballeros Templarios, que dirige el profesor normalista y narcotraficante Servando Gómez, La Tuta, mantuvo su hegemonía en Tierra Caliente y la región de Costa Grande de la entidad. Ambas zonas están controladas por el narcotráfico y la ausencia de autoridad ha sido evidente frente al nivel de impunidad y violencia que prevalece. En tanto que sus exaliados, que se hacen llamar La Familia, fueron relegados a la zona norte de la entidad, donde mantienen controlado el municipio de Taxco de Alarcón.  

Comentarios