México reclama un cambio de rumbo: Narro

lunes, 10 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- México requiere un cambio de rumbo para superar el estancamiento en el que ha vivido en los últimos años, y para ello “nosotros decidimos si lo hacemos en orden, con inteligencia como elemento sustancial, o si vamos a permitir que prevalezca la fuerza y la improvisación para generarla”. Así lo señaló el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro, durante la presentación del libro 2010: Reforma del Estado y fortalecimiento de la nación, en la que participaron Porfirio Muñoz Ledo, Diego Valadés, Rolando Cordera y Ricardo Valero. En la Coordinación de Humanidades de la UNAM, Narro señaló que el país ha vivido estancado desde hace varios lustros, pues ni avanza como debiera en lo económico, ni resuelve su problemática social. “Se requiere un cambio de rumbo, un viraje sustantivo en el camino, pues el que hemos transitado en las últimas décadas no nos ayuda a resolver los problemas de siempre, tampoco los de nuevo cuño, y menos anticipar los que ya tenemos enfrente”, agregó. En el mismo sentido que lo hicieron Muñoz Ledo, Valadés y Cordera, el rector de la UNAM manifestó que a México le urge una refundación, una nueva Constitución que erradique el estancamiento, la desigualdad, la pobreza y los malos manejos gubernamentales. Tras ello, otorgó un voto de confianza al nuevo presidente electo, Enrique Peña Nieto, y confió en que éste va a ponderar el desarrollo de México por encima de intereses personales. “Soy un optimista”, puntualizó. Añadió: “Las transformaciones traen aspectos positivos, y los tiempos por venir tendrán que ser mejores. Lo que podemos debatir es por dónde enderezar el rumbo, a qué velocidad emprenderlo, y por dónde empezar”. Los mexicanos, subrayó, debemos decidir si somos capaces de aceptar el desafío, de hacer el diseño institucional y programático que se requiere, o si sólo habremos de trasladar los moldes de otras sociedades, de no estar a la altura del reto y de nuestras responsabilidades, o incluso dejar la tarea a las próximas generaciones que “con toda razón tendrán la capacidad de recriminar nuestra determinación de no hacer lo que nos toca”. La reforma del Estado y el fortalecimiento de la nación son asignaturas permanentes, obligatorias, por lo que la sociedad mexicana tiene que transitar, insistió. En su oportunidad, Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Asociación Nacional para la Reforma del Estado, recordó las palabras de Jorge Carpizo al señalar que el saldo del neoliberalismo, de la alternativa primitiva, ha generado asesinatos y ultrajes para la población, y se requiere una nueva Constitución porque estamos en peligro de la ingobernabilidad. Luego de señalar que serán los jóvenes quienes propicien este cambio, el exsecretario de Educación Pública estableció que aún hay oportunidad de reformar a profundidad las instituciones para modificar las políticas económicas que “nos han encaminado a la ruina moral”. Por su parte, Rolando Cordera sostuvo que la inconclusa reforma política del Estado dio lugar a una transición que no ha podido consumarse. Destacó que en el libro 2010: Reforma del Estado y fortalecimiento de la nación se dedicó un capítulo a la sociedad del conocimiento, en el que se reconoce a la educación, ciencia e investigación tecnológica como vectores en el proceso de desarrollo y transformación social. Al referirse al texto, el jurista Diego Valadés manifestó que hace alusión a los temas tangibles y hace ostensibles las propuestas desoídas a lo largo del tiempo. “La reforma del Estado es un asunto que no siempre se entiende en cuanto a su dimensión e implicaciones”, apuntó el exprocurador de Justicia del Distrito Federal.

Comentarios