Sigue el peregrinar: regresan otra vez a fuero civil caso de asesinado por militares

martes, 11 de septiembre de 2012 · 21:18
MONTERREY, N.L. (apro).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió que el caso de Jorge Otilio Cantú Cantú, quien fue acribillado el año pasado por elementos castrenses, pasara de la justicia militar a la civil, debido a que los soldados, al momento del homicidio, hacían trabajo de seguridad pública en Nuevo León. Sin embargo, después de una serie de intercambios sobre los fueros a lo largo de más de un año y medio desde que ocurrió el homicidio, la familia no tiene certeza jurídica sobre el futuro del proceso en el que están involucrados siete militares, quienes participaron directamente en la muerte del joven. En entrevista, el doctor Otilio Cantú González, padre de la víctima, aún no entiende por qué si el fuero civil juzgará a los implicados, el expediente 239/2011 fue trasladado al Octavo Tribunal Colegiado de la Ciudad de México, y no a un juzgado en Nuevo León para que los responsables sean procesados por el sistema judicial estatal. No obstante, comenta que no tiene certeza de que la justicia federal juzgue homicidios, delitos que por lo general son procesados por el fuero común y en cada entidad donde ocurren. “Lo que dicen es que el juicio tiene que ser federal porque estaban en carácter de militares. Cuatro jueces pedían que fuera el estado y hay que ver que eran militares vestidos como policías de Nuevo León, y creo que debiera ser juicio civil, y (sin embargo) va a la justicia federal. No soy abogado y no sé si la justicia federal juzgue homicidios”, acota. La SCJN tomó esa decisión luego de la solicitud de revisión que presentó el soldado Carlos Flores, involucrado en el homicidio. Sin embargo, la familia espera que los otros seis militares involucrados sean juzgados por la misma vía. Ahora, Cantú González espera que, al definirse la competencia del proceso penal, el juez no vuelva a rehacer desde el inicio el juicio que ya ha demorado más de un año y en el que ya han sido efectuados prácticamente todos los peritajes y diligencias. “Al final uno se queda insatisfecho por todo lo que tuvo que pasar para que hicieran lo que tenían que hacer desde el principio. Sólo faltaría que quisieran rehacer el juicio de inicio, cuando ya todos, tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Procuraduría estatal y la Militar examinaron el caso y todos establecieron lo mismo: que fue un asesinato con alevosía, ventaja y cobardía”, acusó. Cantú precisó que, el viernes 7, el Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito en el Distrito federal, en la foja 17/2012 abierta con motivo del conflicto competencial en el Juzgado Segundo Militar y Sexto de Distrito en Materia Penal de Nuevo León, determinó que el Octavo Tribunal, donde reside el caso, aguardará la resolución de la Corte para turnar el expediente. Y ahora que ya hay pronunciamiento, será un juzgado federal el que recibirá el proceso, que no termina por aterrizar en algún escritorio de juzgado. El martes por la mañana, el pleno de la SCJN votó, con nueve votos a favor y dos en contra, que el expediente de Otilio Cantú fuera retirado de las cortes marciales para que se enterara de él la justicia civil. Sin embargo, el doctor Otilio considera que los ministros, al votar, ni siquiera estaban enterados del caso. Recuerda que, cuando vio en televisión la transmisión de la sesión de la SCJN, uno de ellos mencionó que la víctima había fallecido “en un fuego cruzado”. “Hay gente de la Suprema Corte que cree que fue un enfrentamiento y que mi hijo murió en fuego cruzado. Así lo dijo uno de los ministros y ya se demostró que no. Se demostró que lo asesinaron con todas las agravantes de la ley. La Suprema Corte está desfasada, juzgan otra cosa y ni siquiera tienen conocimiento de cómo va el caso”, dice. Jorge Otilio Cantú Cantú fue asesinado por militares la madrugada del 18 de abril de 2011 cuando circulaba en su camioneta por la avenida Lázaro Cárdenas, al sur de Monterrey. Por el homicidio fueron detenidos siete militares; tres de ellos son juzgados por homicidio calificado, otros tres por obstrucción de la justicia y uno más por los dos delitos. El padre de la víctima consideró que la justicia mexicana actuó luego de presiones de organismos internacionales, que consideraron impropio que los casos en los que intervienen civiles sean juzgados en cortes marciales. Ahora Cantú Cantú observa con resignación que el caso regresa a su estado original, cuando el 10 de junio de 2011 un Tribunal Colegiado había ordenado que el proceso pasara a ser juzgado por autoridades civiles. Sin embargo, otro Tribunal Colegiado de Nuevo León determinó, el 30 de junio del año pasado, que el expediente fuera enviado al juez militar, con lo que empezó el largo peregrinar del caso que, al parecer, este martes 11 ya encontró destino en el entramado judicial.

Comentarios