"Hay que evitar michoacanazos", justifica Vallejo sobre Nueva Jerusalén

miércoles, 12 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, justificó la tardía reacción de su administración en el conflicto religioso escolar en la comunidad Nueva Jerusalén. “Hay que tratar de evitar los famosos michoacanazos”, argumentó el mandatario en conferencia de prensa celebrada en Morelia, la capital del estado. Añadió que la averiguación previa iniciada por la Procuraduría General de Justicia del estado se ha tardado porque la consignación ante el juez tiene que ser sólida para que los responsables de la destrucción de la escuela Vicente Guerrero, en Nueva Jerusalén, no evadan las sanciones a las que se hicieron acreedores. El gobernador priista añadió que el retraso también se debe a que en un principio los testigos de los hechos registrados el pasado 6 de julio se resistían a hacer señalamientos “concretos y útiles” para la indagatoria. Asimismo, negó que haya establecido algún acuerdo con el grupo religioso encabezado por Martín de Tours durante su campaña por la gubernatura, que hoy impida aplicar la ley para destrabar el conflicto que mantiene sin clases a más de 240 alumnos. Afirmó que cuando arribó a la ermita en busca del voto no distinguió si su recepción estuvo a cargo del obispo Martín de Tours o de jerarcas del grupo disidente. “Yo como soy muy facilito, obviamente, estoy en contacto con todos los grupos sociales, me gusta convocar a la unidad”, señaló. Vallejo insistió en que durante su visita, que fue justamente el 11 de septiembre del año pasado, se limitó a solicitar el voto de los pobladores y no se generaron acuerdos que impidan hoy la ejecución de disposiciones legales u obliguen a la autoridad a actuar con parcialidad a favor de los grupos conservador o disidente. En tanto, los padres de familia de alumnos laicos se mantienen firmes en su decisión de no llevar a sus hijos a las aulas provisionales fabricadas en La Injertada porque consideran que no hay condiciones físicas para iniciar el ciclo escolar. Insistieron en su exigencia de que sea restituido el plantel en Nueva Jerusalén y en el castigo para los agresores, "no por capricho, sino por justicia". Por su parte, el gobierno michoacano mantiene también su postura en el sentido de que la única solución viable por el momento es que los niños de Nueva Jerusalén acudan a las aulas instaladas en el terreno que ocupa la escuela primaria José María Morelos, en La Injertada y sostiene que con la construcción de éstas “ya se cumplió la obligación de brindar el servicio educativo”.

Comentarios