Calderón: ayer, arengas motivacionales; hoy, clases de astronomía

viernes, 21 de septiembre de 2012 · 22:04
MÉXICO, D.F. (apro).- Ayer el presidente Felipe Calderón habló de las profecías mayas y de la incertidumbre por saber sí se acabará el mundo, aunque luego se declaró ignorante del tema y auguró una gran época para México. Hoy, quizás para salir de dudas o por que así se lo marcó su agenda de “actividades personales”, pero esta mañana, viajó al Gran Telescopio Milimétrico, ubicado en la cima del volcán Sierra Negra, en el Atzintzintla, en el estado de Puebla. La Presidencia de la República informó esta tarde que el mandatario realizó “una visita de supervisión y operación” del citado telescopio que se colocó a 4 mil 581 metros sobre el nivel del mar, lo que según se dijo, “facilita la precisión que requiere la observación astronómica en longitudes de onda de hasta tres milímetros”. Y es que hoy, la vocería de Los Pinos se puso científica. De acuerdo al comunicado, el Gran Telescopio “está formado por una superficie parabólica que capta radiaciones provenientes del espacio en el rango de 350 a 75 MHz, que corresponden a longitudes de onda de 0.85 a 4 milímetros, de ahí el nombre de milimétrico”. Pues no. No se trata de ninguna banda de telecomunicaciones por las que el gobierno federal deba presionar desempeño periodísticos, como ocurrió con la 2.5 GHz. La explicación del gobierno es que con el mencionado telescopio y la tecnología mencionada, se podrán hacer grandes progresos en la investigación astrofísica y hasta estudiar el origen del universo. El asunto podría pasar hasta por intergaláctico. El comunicado establece que el Gran Telescopio Milimétrico “captará, también la radicación milimétrica que se emite en las regiones de la Vía Láctea, como las nubes moleculares y las regiones de nacimiento de las estrellas y de los planetas”. Según el comunicado 144 emitido hoy, el 1 de junio de 2011, ya tuvo sus primeros éxitos, cuando se registaron “sus primeras observaciones y detecciones de gas molecular, la materia prima para la formación de las nuevas generaciones de estrellas tanto en el universo cercano como en el distante”. El caso es que para la dicha supervisión y observación el cosmos, el presidente Felipe Calderón hasta llevó al viaje a su esposa Margarita Zavala… y tal vez, por aquello de que se ofreciera algo durante la misión, también lo acompañó su secretario particular, Tarcisio Rodríguez Martínez. Por supuesto, también viajaron con él los responsables de la ciencia en su administración, el director del Instituto de Astrofísica, Óptica y Electrónica, Alberto Carramiñana y, el del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Enrique Villa Rivera. Y por aquello del federalismo terrenal, en la supervisión y operación estuvo el gobernador Rafael Moreno Valle con todo un ejército de funcionarios poblanos. El proyecto es binacional, de acuerdo al comunicado, pues se desarrolla entre el mencionado Instituto de Astrofísica y la Universidad de Massachusetts Amherst y según el gobierno de Calderón, se trata del telescopio más grande y preciso del mundo en su tipo.

Comentarios