Con un mes de retraso y bajo vigilancia, inician clases niños de la Nueva Jerusalén

lunes, 24 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Con un mes de retraso y en medio de un fuerte dispositivo de seguridad a cargo de policías federales y estatales, alumnos de primaria de Nueva Jerusalén iniciaron clases en las aulas provisionales construidas en la comunidad vecina de La Injertada. A bordo de siete patrullas, los elementos policiacos vigilaron la llegada de los menores para que el inicio de clases se llevara a cabo sin incidentes, debido a la fuerte rivalidad que mantienen laicos y fanáticos religiosos que están en contra de la educación en su comunidad. Luego de cuatro semanas de negociaciones con autoridades municipales, estatales y federales, los padres de familia laicos aceptaron que sus hijos acudieran a las aulas provisionales fabricadas en La Injertada, aunque de manera condicionada. Sin embargo, las autoridades de la Secretaría de Gobierno de Michoacán señalaron que sólo tomarán clases los niños de primaria, por lo que se calcula que asistan sólo 125 menores de los más de 250 que albergaba la escuela “Vicente Guerrero” destruida por los fanáticos religiosos de la Nueva Jerusalén. Emiliano Juárez Damián, dirigente del también llamado grupo disidente, aseguró que las aulas provisionales que están en La Injertada son insuficientes porque no hay espacio para los 45 alumnos de telesecundaria y los 80 niños de preescolar. Dijo que el arribo de los alumnos a La Injertada representa la buena voluntad que tienen para resolver de forma pacífica el conflicto con los fanáticos religiosos liderados por Martín de Tours. Sin embargo, advirtieron que su decisión está condicionada al cumplimiento de los compromisos prestablecidos por parte del gobierno. “Si en el transcurso de esta semana las autoridades no cumplen, los niños dejarán de ir a clases y nosotros tomaremos una decisión definitiva”, afirmó. Entre los acuerdos a los que llegaron para aceptar llevar a sus hijos a La Injertada se encuentran la garantía de seguridad y libre tránsito y que se use documentación oficial de la escuela “Vicente Guerrero” en La Injertada. El gobierno del estado construyó en La Injertada nueve aulas provisionales, habilitó sanitarios, un área administrativa, así como un puente peatonal para atender a los más de 250 niños de Nueva Jerusalén, cuya escuela fue destruida por fanáticos religiosos el pasado 6 de julio. Por ello, además los padres de familia que están a favor de la educación laica, exigen que los responsables de la destrucción de la escuela sean castigados y que a más tardar el próximo 30 de noviembre las autoridades definan dónde quedará construida la escuela Vicente Guerrero dentro de Nueva Jerusalén.

Comentarios