Del cártel Guerreros Unidos, los sicarios abatidos en Guerrero: PGJE

jueves, 27 de septiembre de 2012
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) confirmó que los sicarios abatidos ayer durante un enfrentamiento con fuerzas del orden en el municipio de Tepecoacuilco, forman parte del grupo delictivo denominado “Guerreros Unidos”. Entrevistada en Acapulco, donde se realiza un simposium internacional en materia de derechos humanos, al que acudieron autoridades militares y civiles de los tres niveles de gobierno, la procuradora Martha Elba Garzón Bernal señaló que la pareja supuestamente secuestrada por el grupo también pertenece a la célula delincuencial. Además, admitió que la zona norte de la entidad es considerada crítica por los niveles de violencia e inseguridad que privan ahí. "Es el área crítica en la zona norte, Taxco, Iguala, Huitzuco y Tepecoacuilco. Se utiliza a manera de descanso (de los grupos delincuenciales), entonces fue ahí donde teníamos ya datos y los andábamos buscando", expresó al respecto el comandante de la 35 Zona Militar, Juan Manuel Rico Gámez. El enfrentamiento de ayer en el municipio de Tepecoacuilco, en el que perdieron la vida 11 personas –10 de ellas presuntos delincuentes, entre ellos una mujer y un militar–, estuvo precedido de un operativo del Ejército para liberar a una pareja que presuntamente había sido secuestrada. De acuerdo con reportes policiales, a los que Apro tuvo acceso, los militares irrumpieron en una pequeña capilla denominada Santiago Jacobo Apóstol, donde se resguardaba la célula delincuencial, que tenía secuestrados a Nubia Nabel Dolores, de 30 años de edad, y Antonio López Solís, de 31, quienes posteriormente fueron liberados. En el ataque resultaron lesionados los dos supuestos plagiados: la mujer con un impacto de bala en el abdomen, y el hombre con un disparo en el brazo izquierdo, a la altura del codo, según los mismos reportes consultados por esta agencia. A 12:00 horas de la confrontación, ninguna autoridad resguardaba el sitio donde los militares ultimaron a la presunta banda delincuencial. En el lugar se apreciaban múltiples impactos de bala en paredes y techo. Sobre el rústico piso de cemento sobresalían charcos de sangre, y en el centro del pequeño recinto religioso una urna de fierro y cristal que protegía la imagen de Santiago Apóstol, testigo mudo del hecho violento. Afuera del lugar estaban esparcidas distintas prendas femeninas, pañales y botellas de licor, además de un casquillo de bala calibre 7.62 –utilizados por los rifles AK-47 y G3– que no fue embalado por las autoridades ministeriales. También había charcos de sangre en el perímetro de la capilla, donde el precario cercado de palos y alambre de púas estaba destrozado. Cerca del lugar, rodeado de cerros, sembradíos y potreros, un campesino aseguró que los delincuentes no son de la comunidad, sino de otros municipios. Entrevistado previamente en la cabecera municipal, el alcalde priista de Tepecoacuilco, Ignacio Góngora Lezama, admitió que desconocía los detalles del operativo militar que desencadenó el enfrentamiento, pues en ese momento se encontraba fuera del municipio. No obstante, aseguró que grupos delincuenciales provenientes de otras regiones se disputan e municipio, considerado zona estratégica de la ruta de trasiego. En tanto, el gobierno estatal emitió un comunicado en el que afirmó que el enfrentamiento armado se derivó de una operación “de seguridad” realizada por soldados del 27 Batallón de Infantería con sede en la ciudad de Iguala. El gobierno que encabeza Ángel Aguirre Rivero precisó que el intercambio de metralla, que dejó un saldo de 11 muertos, se reportó a las 5:00 horas sobre la carretera de terracería que conduce a un rancho denominado El Salado. Los 10 supuestos plagiarios abatidos, entre ellos una mujer, todos de entre 18 y 30 años, se encuentran en calidad de desconocidos. En el sitio, autoridades ministeriales aseguraron 10 armas largas (cinco fusiles AK-47 y cinco AR-15) y dos pistolas calibre 38 súper, así como 65 bolsas con mariguana y dos camionetas (Liberty y RAV) con reporte de robo. El gobierno estatal informó que la Procuraduría estatal integró el expediente HID/FC/01/1230/2012 por los hechos violentos ocurridos la víspera.

Comentarios