Entre mayoriteos, accidentes, desmayos y protestas, avanza la Reforma Laboral

jueves, 27 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Después de horas de discusión y de que el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, Manlio Fabio Beltrones, hablara con el presidente de la Comisión del Trabajo, Carlos Aceves del Olmo, para acelerar la discusión, los legisladores determinaron discutir por temas el dictamen de la reforma laboral y tener al filo de la medianoche el documento final para que sea aprobado este viernes en el pleno. Al cierre de esta edición sólo uno de los 10 temas centrales fue modificado a petición de las izquierdas; el resto del dictamen quedó intacto como lo elaboraron las fracciones del PRI y el PAN. Pasadas las 10 de la mañana los diputados de la Comisión del Trabajo, encabezada por el cetemista Carlos Aceves del Olmo, iniciaron la discusión del dictamen en lo particular, aunque se había citado para las 9 de la mañana. La razón del retraso fue que un grupo de menos de mil personas, la mayoría señoras, bloqueó todos los accesos a San Lázaro en un intento por evitar que se lograra el quórum y no sesionara la comisión. Sin embargo todos los diputados lograron introducirse a la Cámara. El segundo retraso se debió a que el diputado del PRD, Martí Bartes, chocó contra uno de los cristales del edificio rompiendo totalmente el ventanal; el accidente le provocó algunas cortaduras leves, en lo que se atendía en el Centro Médico, los diputados suspendieron la sesión. A las 13 horas de nuevo la comisión inició la presentación de los 261 artículos reservados al dictamen; pero se trató de un simple trámite, ya que cada uno de ellos era desechado sin debate alguno. A las 15 horas se generó un segundo receso de una hora para que se tomaran los alimentos; el lapso sirvió para que la fracción del Panal diera una conferencia de prensa encabezada por los diputados José Caamal, Fernando Bribiesca Sahagún y Sonia Rincón Chanona, quienes denunciaron que la sesión era una simulación, debido a que el PRI y el PAN estaban votando todo en contra, sin realizar debate alguno. Sonia Rincón advirtió que el pueblo de México no está contento con la iniciativa y se está atentando contra el artículo 123. “Si ellos con su cabildeo y mayoriteo (sic) van a aprobar el dictamen, los trabajadores no podrán defenderse y todos nos vamos a ir a la calle”, porque “ante toda acción hay una reacción”. Fernando Bribiesca dijo que lo que se estaba haciendo en la comisión era “un chiquiteo (sic) y eso no se vale. No se está debatiendo nada y el Estado debe ser el garante de los derechos de los trabajadores, lo que está ocurriendo en la comisión es un monólogo.” A su vez, el diputado José Caamal, quien presentó 86 reservas al dictamen, se vio durante la primera parte de la discusión bastante contrariado por la actitud de los panistas y los priistas. La forma en que estuvo realizándose la presentación de las reservas de la oposición y que una a una iban siendo desechadas sin debate, motivó que el PRD, Movimiento Ciudadano y Partido del Trabajo propusieran una nueva forma de debate. Así al reiniciarse los trabajos a las 6 de la tarde, los partidos decidieron que harían a un lado las 261 reservas al dictamen para únicamente discutir 10 grandes temas, los más conflictivos de la reforma. El malestar fue el pretexto para que el presidente de la Comisón, Carlos Aceves del Olmo, diera trámite a la demanda del coordinador de los priistas, Manlio Flabio Beltrones, para que se acelerara la aprobación del dictamen en lo particular. Así, los diputados discutieron los temas de despido, transparencia del Contrato Colectivo de Trabajo, pago por hora, sueldos caídos, equidad de genero, democracia sindical, trabajo domestico y escalafón ciego. Todos estos temas que aparecen en el dictamen fueron impugnados por la izquierda y el Panal, sin embargo únicamente los priistas respaldaron la petición de “escalafón ciego”. Este tema se refiere a que los asensos no dependan de la productividad, como venía en el dictamen, sino que se respeten los términos que aparezcan en cada contrato colectivo de trabajo. Al cierre de la edición, aún faltaba la discusión de equidad de género y se esperaba que este punto, impulsado por la perredista Malú Michel, fuera aceptado y que no discriminara a la mujer mediante el léxico. Sin embargo, de manera sorpresiva el presidente de la Comisión, el priista Aceves del Olmo, se desmayó en plena conducción y fue sostenido por su homólogo Ricardo Pacheco. El priista, quien al parecer tiene una enfermedad y está bajo tratamiento médico, fue trasladado al Centro Médico y se decretó un tercer receso para valorar si se le envía a un hospital privado o se reincorpora a los trabajos y se concluye la discusión de la reforma. Se espera que este viernes la Comisión presente el dictamen final que tendrá pocos cambios y el pleno lo discuta. Aunque no se abordaron las 261 reservas en la Comisión, las fracciones parlamentarias adelantaron que sí las subirán al pleno, por lo que se espera que la reforma se apruebe entre la noche del viernes y la mañana del sábado.

Comentarios