Familias laicas de Nueva Jerusalén rechazan ser reubicadas

miércoles, 5 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La propuesta del gobierno de Michoacán de reubicar a los habitantes laicos que residen en la población de Nueva Jerusalén, ubicada en el municipio de Turicato, no encontró eco; por el contrario, el grupo exigió que se respete el Estado de Derecho. Emiliano Juárez, vocero del llamado bloque liberal, afirmó que la solución al conflicto que se vive en la comunidad con los fanáticos religiosos no se resolverá llevándolos a vivir a otro lado, como propuso el gobernador Vallejo Figueroa, sino garantizando el Estado de Derecho. Según el mandatario priista, a unas 70 familias se les propuso cambiar su lugar de residencia, apoyándolas incluso con viviendas, pero la oferta fue rechazada. Otra de las soluciones planteadas por las autoridades estatales es que los padres de familia acepten que sus hijos sean llevados a estudiar a escuelas de comunidades cercanas, lo que aún es valorado por los afectados. Por lo pronto, los más de 200 niños de la escuela Vicente Guerrero, destruida por los fanáticos religiosos seguidores de Martín de Tour, siguen sin poder iniciar clases. Sobre las nueve aulas, cada una con capacidad para 25 alumnos que se construyen en La Injertada, poblado cercano a Nueva Jerusalén, la mayoría de los padres de familia tampoco han decidido si aceptarán que sus hijos sean llevados ahí, ya que consideran que no están garantizadas las condiciones de seguridad. Según el secretario de Gobierno del Estado, Jesús Reyna García, al menos 20 menores se trasladan diariamente a la escuela “José María Morelos”, en La Injertada, para estudiar en el grado escolar que les corresponde. Expresó su confianza en que una vez que las aulas sean concluidas en su totalidad, el próximo viernes, el resto de los alumnos laicos de la Nueva Jerusalén, inicien el ciclo escolar. Reyna informó que la administración estatal construirá un puente peatonal para que los estudiantes puedan atravesar un arroyo que se encuentra en la zona y así los padres de familia no tengan pretexto para rechazar la propuesta de las aulas que ya registran un 80% de avance. “Vamos a construir un puente peatonal para que no tengan ningún pretexto. Y les voy a decir algo más a esa escuela de La Injertada, en este momento ya van a tomar clases 20 niños de la comunidad de la Nueva Jerusalén, entonces lo que están diciendo como pretexto son exactamente eso, para nosotros son pretextos”, dijo. Sin embargo, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) señaló que al construir las aulas en La Injertada, y no en La Nueva Jerusalén, el gobierno del estado viola una de las medidas cautelares dictadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en torno al conflicto. José María Cázares, titular del órgano autónomo estatal, recordó que la CNDH atrajo el caso y emitió siete medidas cautelares hacia el gobierno michoacano y la Secretaría de Educación en el Estado (SEE). Entre ellas pidió que se garantice la educación dentro de La Ermita, por lo que al construirse aulas prefabricadas en La lnjertada el organismo federal determinará si se emite una recomendación directa. El ómbudsman estatal también rechazó la posibilidad de que los disidentes salgan de La Nueva Jerusalén y coincidió con éstos en que lo que debe hacerse es garantizar las condiciones para que los niños reciban educación dentro de su comunidad.

Comentarios