"Aquí nacimos y de aquí no nos vamos", advierten laicos de la Nueva Jerusalén

jueves, 6 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- “Aquí nacimos y de aquí no nos vamos”, advirtieron hoy padres de familia de la Nueva Jerusalén al gobierno del priista Fausto Vallejo Figueroa, mientras que el dirigente de la CNTE, Jorge Cázares Torres, afirmó que las autoridades estatales tendrán que reconstruir las aulas destruidas por fanáticos religiosos del municipio de Turicato. En medio de la manifestación de profesores democráticos, los padres de familia anticiparon de antemano que “nuestros hijos no se van a clases a La Injertada, y no es un capricho nuestro sino del gobierno del estado”. Acusados de disidentes por la comunidad religiosa liderada por Martín de Tour, los padres que buscan que sus hijos regresan a clases comentaron que no hay acuerdo con las autoridades porque éstas insisten en la reubicación a La Injertada. “Es preferible que los niños pierdan el año en tanto se resuelve el problema y la Secretaría de Educación vuelve a construir las aulas derribadas el pasado 6 de julio, pero ni los niños ni sus padres quieren trasladarse a esa comunidad del municipio de Puruarán”m dijo Martín Soto. Aseguró que la decisión de construir las aulas en la citada comunidad fue en vano porque los laicos no aceptarán la propuesta por el riesgo que corren, dijo, de ser atacados en el camino o hasta secuestrados. Los padres de familia laicos anunciaron que si no hay solución por parte de las autoridades y la comunidad fanática realizarán una marcha a la ciudad de Morelia para manifestarse en Palacio de Gobierno. “Aquí nacimos y de aquí no nos vamos”, advirtieron. Por separado, el dirigente del magisterio democrático, Jorge Cázares, aseguró que el gobierno estatal tendrá que reconstruir las aulas en la Nueva Jerusalén. El dirigente, dijo que después de la manifestación de este jueves, esperan sensibilidad o de las autoridades estatales como de la comunidad religiosa para que permita se vuelvan a edificar las aulas destruidas. Cázares descartó por completo que se vayan a utilizar las aulas de La Injertada porque no están de acuerdo ni los padres de familia laicos ni los padres de esta comunidad. “Sería un capricho del gobierno del estado, insistir con la opción de La Injertada”. Aseguró que la movilización no fue con el fin de una confrontación con el grupo religioso y dijo que la seguridad la debe brindar el gobierno estatal, el magisterio estará al pendiente. Insistió en que haya acuerdos para dar solución al problema “si no, seguiremos en la lucha”, advirtió el líder magisterial. La marcha de los poco más de 200 maestros de la sección 18 de la CNTE llegó hasta las puertas de la comunidad de la Nueva Jerusalén que la comunidad religiosa cerró con cadenas y candados. Ahí, los mentores exigieron que se respete el derecho de niños y jóvenes a recibir educación laica y gratuita. Los padres de familia disidentes agradecieron la presencia de los profesores y afirmaron que cualquier acción posterior será cordada con los maestros de la coordinadora. Durante el mitin, al interior de la comunidad, los fanáticos religiosos, encabezado por Martín de Tour, quienes se oponen a la existencia de una escuela en su comunidad, se mantuvieron en la reja cantando alabanzas religiosas y colocaron cartulinas con mensajes de rechazo a los maestros. El secretario general de la Sección 18, Jorge Cázares, dijo que su manifestación no debía ser entendida como una provocación hacia los seguidores de Martín de Tour sino como una forma de llamar la atención nacional hacia el conflicto para lograr que se imparta educación laica en la comunidad. A pesar de la negativa de maestros y padres de familia laicos, el gobierno de Michoacán confió en que los más de 250 alumnos laicos de Nueva Jerusalén, reinicien clases el próximo lunes en las aulas provisionales construidas en La Injertada. Según el secretario de Gobierno del estado, Jesús Reyna García, se espera que durante esta semana se logren los acuerdos definitivos entre laicos y radicales. "Yo espero que el asunto que ha llamado mucho la atención, que es el de la escuela, quede resuelto en esta semana y puedan entrar a clases el próximo lunes", señaló. Para que los alumnos que viven en esa comunidad puedan llegar a La Injertada, el gobierno también construye un puente peatonal que los ayude a cruzar un arroyo que divide a ambas comunidades. En tanto, el presidente municipal de Turicato, Salvador Barrera Medrano, insistió que se aplicará Estado de derecho en la Nueva Jerusalén ya que “no es una cuestión de voluntad sino es una obligación de los tres órdenes de gobierno”. Se refirió en específico a la dilación en las órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables de la destrucción de la escuela Vicente Guerrero a mediados de julio. “Lo cierto es que hubo dos escuelas derribadas, hay responsables que se encuentran identificados, hay grabaciones y declaraciones, existen procesos penales en curso y tarde que temprano debe de haber consignación. Entiendo aquí la ley no es una cuestión a negociarse”, recalcó. Sobre la marcha organizada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Nueva Jerusalén, el munícipe dijo se implementó un operativo policiaco para resguarda a la caravana conformada por cerca de 60 agentes, entre ellos 20 efectivos municipales y el resto del Grupo de Operaciones Especiales.

Comentarios