Caso Walmart: cita Congreso a director del INAH

miércoles, 16 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Sergio Raúl Arroyo García, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), deberá comparecer ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para que detalle cómo fue que la transnacional Walmart obtuvo el permiso de dicha institución para construir una Bodega Aurrerá en las inmediaciones de la zona arqueológica de Teotihuacán. Este miércoles, por una propuesta del PAN y luego del escándalo detonado por las revelaciones de dos congresistas estadunidenses y por el diario The New York Times por presuntos sobornos de directivos de la empresa a funcionarios del gobierno municipal –en ese entonces encabezado por el PRD–, y del INAH, dirigido entonces por Arroyo García (2000-2005) y quien en diciembre pasado fue ratificado por Enrique Peña Nieto en el mismo cargo. El legislador panista José María Martínez Martínez presentó el acuerdo como de urgente resolución. Argumentó que “se debe de investigar de manera exhaustiva, independiente e imparcial, para fincar responsabilidades a los funcionarios públicos que tengan relación con el caso”. Sostuvo que no sólo se trató de un evento de corrupción, sino que, además, se debe indagar el posible daño patrimonial. “Lo que nos debe interesar es que se haya trastocado el patrimonio de la humanidad con la instalación de una bodega Waltmart (sic) en Teotihuacán, con motivo de un presunto soborno de 45 mil dólares para el director del INAH en aquel entonces”, agregó el panista. Desde la tribuna, el panista recordó que la empresa tiene cautivo el 54% del mercado, porque, además, también es propietaria de las tiendas Suburbia, Superama y Sam’s Club; así como los restaurantes Vips, Ragazzi y El Portón. Todo este poder, aseguró, no sólo es sobre consumidores, sino también sobre productores y políticos. “Los sobornos que presuntamente pagó la empresa a congresistas locales por un monto de 1.2 millones de pesos para autorizar cambios de uso de suelo, así como de 900 mil pesos al INAH: 500 mil pesos por concepto de donación y un regalo personal irregular de 400 mil pesos para el director” deben ser investigados, demandó Martínez Martínez. Añadió que “en la actualidad se anteponen los intereses políticos y materiales al interés legítimo por conservar este patrimonio cultural de los mexicanos”, pues a pesar de que se trata de un “lugar sagrado no ha existido ninguna autoridad local o federal que haya intentado impedir la expansión de la empresa transnacional en la zona de los antiguos teotihuacanos”. El senador del PRD, Fidel Demédicis Hidalgo respaldó el punto de acuerdo con el argumento de que éste no es un asunto menor “y el Congreso no puede ser tapadera. Se deben realizar las indagaciones “y si alguien tiene que pagar, que pague”, sentenció. Finalmente, la diputada del PT, Lilia Aguilar Gil recordó que la zona fue declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, lo que obliga al INAH a preservar la construcción y monumentos que conforman todo el centro ceremonial. Aunque se aprobó que comparezca el director del INAH ante la Comisión Permanente, no se fijó fecha para ello. Arroyo García fue implicado por New York Times en los sobornos que Wal-Mart pagó para obtener los permisos necesarios para construir el supermercado. Y en la edición número 1889 de la revista Proceso, actualmente en circulación, desmiente las “acusaciones e infundios”.

Comentarios