Ligan arma de "Rápido y Furioso" en crimen de Miss Sinaloa 2012

viernes, 18 de enero de 2013 · 14:27
MÉXICO, D.F. (apro).- George Gillet, agente adscrito a la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) que participó en el Operativo Rápido y Furioso, es investigado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por vender presuntamente armas a cárteles de la droga en México. En su edición de este viernes, el diario The Wall Street Journal (WSJ) señala que entre las víctimas de las armas vendidas a criminales por Gillet, se encuentra la reina de belleza de Sinaloa, María Susana Flores Gámez, acribillada en noviembre pasado en el estado de Sinaloa. El presunto negocio del agente, dice el diario, salió a la luz cuando las autoridades mexicanas solicitaron a la ATF investigar el origen de las armas encontradas en la escena del enfrentamiento entre militares y supuestos sicarios de un cártel de la droga, en el que Flores Gámez perdió la vida. De acuerdo con una carta enviada al senador Chuck Grassley, la investigación quedó a cargo del inspector general del Departamento de Justicia. En la misma misiva, añade, se señala que una de las armas encontradas en la escena del crimen fue adquirida en Estados Unidos por el propio Gillett, quien fungía como segundo al mando de la oficina de la ATF en la ciudad de Phoenix. De ser ciertas las acusaciones contra el agente, serían un duro golpe para la agencia que está destinada a jugar un papel destacado en los esfuerzos del gobierno federal por regular las armas en Estados Unidos, se lee en la nota de WSJ. En septiembre de 2012, un reportaje difundido por la cadena Univisión informó que las armas que cruzaron la frontera hacia México como parte de la operación Rápido y Furioso fueron utilizadas en masacres como las de Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, donde 16 jóvenes murieron cuando se encontraban en una fiesta en 2010 La cadena estadunidense mostró un documento del Ejército Mexicano con el que se demuestra que al menos tres armas usadas en esa matanza fueron ingresadas por la frontera de Estados Unidos hacia México. El reportaje presentó por primera vez una parte de las armas requisadas por el gobierno de Estados Unidos y que se guardan en instalaciones de la ATF en Arizona. Las armas incautadas por las autoridades de Estados Unidos fueron adquiridas ilegalmente por el crimen organizado y utilizadas en delitos, entre ellos los asesinatos de dos agentes federales estadunidenses. El operativo Rápido y Furioso permitió el tráfico a México de unas 2 mil 435 armas de alto poder de 2006 a 2010.