Cae en Nuevo León célula de "Los Zetas" implicada en siete asesinatos

lunes, 21 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del estado de Nuevo León (PGJNL) desmanteló a una célula de Los Zetas implicada en al menos siete ejecuciones. Adrián de la Garza, titular de la dependencia, comentó que en la banda participaban tres mujeres y tres menores de edad, bajo las órdenes de Gustavo Adolfo Villanueva El Tavote, El Tavo o El Chiquilín, de 29 años, quien fue reclutado por el grupo criminal cuando purgaba una condena por robo de vehículo en el penal de en 2009. Todos los detenidos están involucrados en la distribución y venta de droga al menudeo y son presuntamente responsables de la ejecución de al menos siete integrantes de grupos rivales que pretendían operar en el municipio de Guadalupe, la mayoría de ellos propietarios de establecimientos de venta de bebidas alcohólicas que eran utilizados como "narcotienditas". El Tavota se integró a Los Zetas en noviembre de 2009 tras ser detenido, junto con tres sujetos más, por elementos municipales de Apodaca, cuando transitaban en calles de la colonia Artemio Treviño a bordo de una camioneta robada. Durante tres años estuvo recluido en un centro penitenciario de la localidad por robo de vehículo y fue ahí donde fue reclutado por Los Zetas. Al concluir su sentencia, se mudó a Guadalupe y se convirtió en jefe de plaza. Asumió las operaciones de venta de droga al menudeo y ordenó las narcojecuciones en la zona. Junto con él fueron detenidas tres mujeres y tres menores que operaban para él: Ana Marlene Balderas Pérez, de 24 años; Macaria Esther Flores Reyes, Maca, de 29 años y Daniela Sarahí Pérez Quesada, de 26. Los menores son: Emanuel Guadalupe de 15 años, Jesús Omar y Jesús Rolando, ambos de 17 años. Además, fueron capturados: Agripino Oyervides Sampayo, El Nieves, de 30 años, oriundo de Coahuila; Irvin Alejandro de León Muñoz, Alex, de 18; Carlos Javier Méndez Montelongo, Golón, de 32 años, José Guerrero Gómez, Cepillín, de 40 años; Francisco Baltazar Hernández Cruz de 28 años; Eduardo Leíja de los Santos de 18 años, y Mario Alberto Cruz Higadera, de 22 años. Éste último dijo ser un reo prófugo del Centro de Reinserción Social de Nuevo Laredo, Tamaulipas, por lo que la Procuraduría Estatal se puso en contacto con su contraparte tamaulipeca para integrar el expediente del reaprehendido. Los integrantes de la banda fueron detenidos en diferentes operativos encabezados por la Policía Ministerial desde el pasado 16 de enero. Durante los diversos interrogatorios, confesaron su participación en siete ejecuciones, entre ellas la de Julio César Vázquez Rosales, propietario del depósito Eddy, ocurrido el pasado 8 de enero. Además, les fueron decomisadas dos mil 600 dosis de mariguana y 2 mil 500 de cocaína en piedra listas para su venta, cuyo valor estimado en el mercado negro es de 500 mil pesos. También les incautaron ocho armas largas AK-47, tres armas cortas calibres .40 y .9 milímetros, cartuchos, cargadores, y cuatro vehículos de diferentes años y modelos, nada lujoso como acostumbran los narcotraficantes lo que, según las autoridades, parece un cambio en el modus operandi de las bandas para pasar desapercibidos. Los detenidos fueron puestos a disposición de las autoridades correspondientes, que girará las órdenes de aprehensión por los delitos que resulten.

Comentarios