Izquierda acusa a Di Costanzo de ser "tapadera del PRI"

miércoles, 23 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Al comparecer ante legisladores de la Comisión Monex, el titular de la Condusef, Mario Di Costanzo, y quien apenas en julio calificara el Monexgate como lavado de dinero, no respondió los cuestionamientos de diputados, lo que le valió un torrente de reclamos de parte de sus excompañeros del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Por ejemplo, Ricardo Mejía Berdeja, diputado del Movimiento Ciudadano (MC), acusó: “El más leal y tribuno acucioso contra los neoliberales, hoy trata de desestimar a la Condusef diciendo que no tiene facultades para investigar el tema. De acusador de lavado de dinero de Monexgate ahora pasa a defensor del PRI”. Por si fuera poco, lo acusó de apostasía, es decir, de renunciar o abjurar de sus convicciones. Y es que Di Costanzo, aparte de evadir las preguntas sobre los contratos que estableció el PRI o empresas como Inizzio o Efra, Atama, Alkino, Koleos o Tiguan con el Grupo Financiero Monex, asumió además la misma actitud de los funcionarios del PRI –o la de los panistas cuando eran gobierno– al momento de comparecer ante la Cámara de Diputados: limitarse a llevar “laminitas” para describir las facultades de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef). Mejía preguntó al nuevo integrante del gobierno priista ¿por qué aceptó ese puesto en la Condusef, por qué defiende lo que antes criticaba, y si todavía sostiene lo que dijo en julio pasado, que se trató de un típico lavado de dinero? Para rematar: “Su llegada a la Condusef fue un movimiento a propósito para servir de tapadera del PRI”. Después, las preguntas relacionadas con el tema. Si el reglamento de la Condusef permite la inspección, ¿qué hicieron para que las instituciones financieras actuaran apegadas a la transparencia?, ¿hubo vigilancia de la Condusef para verificar las operaciones, para verificar el depósito de Rodrigo Fernández a Monex de más de 3 millones de pesos?, ¿por qué permitió la Condusef que el PRI hiciera uso indebido de sistemas financieros como Monex y Soriana? El diputado por el Partido del Trabajo (PT), Manuel Huerta, insistió: ¿Lo realizado por el PRI fue una operación de lavado de dinero? Si ya el PRI y el IFE aceptaron que sí usaron las tarjetas de prepago, ¿cuáles fueron los contratos que se establecieron? De nuevo el silencio de parte de Mario Di Costanzo y, aún más, para salir del paso el funcionario federal sostuvo que no existe queja alguna ante la Condusef y que la dependencia sólo actúa ante ello. La falta de respuestas exasperó al presidente de la comisión, el perredista Roberto López Suárez, quien reveló que en la reunión privada que sostuvo con Di Costanzo éste se comprometió a colaborar en la investigación, “sin embargo, hoy nos dice que no puede”. El bombardeo de preguntas hizo que el representante del PRI interviniera para defender al converso Mario Di Costanzo: “Que no le dé miedo, sabemos que usted va a hacer un buen papel, aunque usted antes estaba en otro partido, hoy está en la construcción de un nuevo país. Estas provocaciones no le deben dar miedo”, arengó. Di Costanzo, que para ese momento ya sudaba a chorros y recurría al papel para secarse, no dijo nada. Del lado de los asistentes el comentario fue que mejor no le ayudara el priista, porque lo ponía en ridículo. El priista Fernando Charleston también salió en defensa del titular de la Condusef; primero dijo que más que un directivo es su amigo, pues desde hace años lo conoce. Y luego comentó: “No estamos aquí para ver qué comida le gusta, o a cuál equipo de futbol le va; no estamos aquí para ver sus acciones, sino más bien para ver el llamado caso Monexgate, y hay que recordar que ya el IFE declaró todas las quejas infundadas. “En el noticiero de televisión de la noche (martes) ya se dijo que el PRI no recibió dinero de ningún ente prohibido, que sus operaciones no fueron ilícitas ni hubo triangulación de dinero. Yo felicito a Enrique Peña Nieto por haberlo nombrado. Porque él tiene sólo un objetivo, dar lo mejor para México, y una muestra clara de que se cuenta con los mejores hombres es que usted haya sido nombrado director de Condusef”, acotó. Di Costanzo, quien en todo momento se cuidó de no llamar a Peña Nieto por su nombre, sí se refirió a él como “el señor presidente” al hablar de las facultades de la Condusef. “Sí es cierto que tenemos facultades para revisar, pero de la mano de la Comisión Nacional Bancaria y ante una queja… no voy a entrar a los señalamientos personales, yo respeto mucho al Poder Legislativo. El Poder Ejecutivo respeta al Poder Legislativo, así lo ha manifestado el señor presidente de la República”, soltó. “Para nosotros –añadió– lo importante es la transparencia, a lo mejor me presioné con el tiempo y no me expliqué bien. Las tarjetas son anónimas y la Condusef no puede pedir los contratos, si quieren les hago llegar las láminas para que vean lo que podemos hacer y lo que no”, justificó. La respuesta molestó al representante del PT, quien le reclamó que su presencia no fue para que entregara “laminitas”. “Sabemos cuáles son las facultades de la Condusef y esta comisión fue creada para que, a través de la Condusef, se solicite información a otras instancias, no a que nos dé laminitas”, criticó. Di Costanzo ya no respondió más y se retiró. Ya en privado, sin la presencia de medios de información, la representación del PRI intentó quitar al PRD de la presidencia de la comisión, bajo el argumento de que ésta debe ser rotativa. Roberto López Suárez denunció lo anterior como una maniobra “para darle carpetazo al Monexgate y tratar de clausurar la comisión, pero no lo permitiremos”. Finalmente, este jueves 24 deberá comparecer por segunda ocasión el titular de la Unidad de Fiscalización del Instituto Federal Electoral (IFE), Alfredo Cristalinas.  

Comentarios