Exigen la liberación de migrante salvadoreña y su hijo

viernes, 25 de enero de 2013
MÉXICO, DF, (apro).- El Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova exigió al gobierno de Enrique Peña Nieto la liberación de dos salvadoreños detenidos en la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula, Chipas, donde se encuentran desde julio pasado con problemas severos de salud física y mental. El Centro Fray Matías denunció que las deplorables condiciones de la Estación Migratoria Siglo XXI y la ausencia de atención a los indocumentados es contrario al discurso del Estado mexicano y la misma ley, en que el encierro se denomina “alojar a las personas migrantes para salvaguardar sus derechos humanos y protegerlas de los daños a que puedan estar expuestas en el país”. La organización se quejó de que las autoridades migratorias “utilicen comúnmente eufemismos como ‘asegurar’ o ‘resguardar’ para privar de la libertad a personas migrantes”. A través de una acción urgente, la organización civil narró que Marina del Carmen Cortez Peña y su hijo menor Manuel de Jesús Avilés Cortez decidieron emigrar de El Salvador para huir del “constante acoso que recibía el menor para que se adhiriera a las pandillas”, así como por las “amenazas, hostigamiento y extorsión que recibía la señora Marina”. De acuerdo con el expediente abierto por la ONG, la madre y su hijo decidieron dejar su país y emigrar a Estados Unidos. El 9 de julio pasado, al ingresar a México, “fueron detenidos por agentes de la Policía Federal y llevados a las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Tapachula, y horas después a la Estación Migratoria Siglo XXI”. Sin definirse su situación migratoria por parte del gobierno de México y luego siete meses de encierro, la organización civil documentó en los salvadoreños retenidos “daños severos en sus salud física y mental”. La organización ha sido testigo del deterioro de esas personas, ya que un día después de que ingresaron a la estación migratoria integraron un expediente para darles orientación jurídica y vigilar el respeto a sus derechos. Luego de la permanencia prolongada en el centro de retención, el Centro Fray Matías documentó que Marina y su hijo Manuel padecen “depresión, desesperación, cambios de ánimo, somatización y como consecuencia daños en piel, cabello, uñas, estómago”, entre otros daños, “riesgos y deterioros que van en aumento por el periodo en el que se encuentran en detención”. El 13 de enero, el Centro y otras organizaciones consiguieron que los salvadoreños no fueran expulsados del país y lograron que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitiera medidas cautelares a favor de los agraviados. Ahora la organización exigió al responsable de la política migratoria, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, “la salida inmediata de la estación migratoria por razones humanitarias”, además de que “se les garantice su derecho a regularizar su situación migratoria”. También advirtió que ante el grave estado de salud de los salvadoreños, solicitó medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “para que interceda ante las autoridades mexicanas”.

Comentarios