Sicarios dejan malherida a jefa policiaca en Jalisco

lunes, 7 de enero de 2013
GUADALAJARA, Jal. (proceso.com.mx).- En menos de 48 horas se registraron en Jalisco cerca de 20 homicidios y una agresión en contra de la responsable de la Dirección de Seguridad Pública de San Miguel El Alto, Sara del Refugio Chávez Rangel, quien fue atacada con armas de grueso calibre al momento en que salía de su domicilio particular hacia su trabajo.

El ataque desató una intensa movilización policiaca esta mañana para tratar de localizar a los responsables, sin embargo, el esfuerzo de los cuerpos de seguridad fue en vano y los agresores lograron darse a la fuga.

La víctima y uno de sus escoltas fueron trasladados de emergencia a Guadalajara ante la gravedad de sus heridas.

La mujer se ha desempeñado como comandante de algunas corporaciones en el estado de Guanajuato y en Jalisco había estado al frente de la Policía Municipal de Ojuelos.

Ejecutan a 20 en 48 horas

El domingo a las 8:45 horas la Policía Estatal recibió el reporte del hallazgo de siete hombres asesinados y abandonados en el municipio de Jilotlán de los Dolores, a la altura del kilometro 17, cerca del rancho El Terrero y sobre la carretera que conduce a Tepalcatepec, Michoacán.

Los sujetos fueron encontrados con los ojos vendados, amordazados y con impactos de bala. Hasta esta mañana ninguno había sido identificado.

A raíz de este asesinato múltiple autoridades federales y estatales reforzaron la vigilancia en la zona limítrofe entre Michoacán y Jalisco, en tanto que el Ministerio Público se encarga  de las indagatorias.

Posteriormente, en la colonia La Nogalera fue encontrado un cadáver envuelto en una sábana, sin que nadie pudiera aportar datos sobre quiénes lo dejaron abandonado.

También durante la madrugada del domingo cuatro hombres fueron acribillados dentro de una vivienda en Ciudad del Sol, en la zona sur de la mancha urbana.

Uno de los asesinados fue reconocido como David Álvarez Ayala, identificado como El R-4, hermano de Ramón y Rafael, de los mismos apellidos, dos cabecillas del cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), quienes fueron capturados el 9 de septiembre del año pasado por elementos del Ejército en Zapopan.

Mientras, en Quitupan, en la región sureste del estado, las autoridades recogieron los cadáveres de tres hombres asesinados en la plaza de la delegación Montoso de ese municipio, enclavado en la región sureste de Jalisco.

Una de las víctimas tenía aproximadamente 70 años, otra 50 y una más, 25. Los cuerpos fueron trasladados al Servicio Medico Forense para realizarles la autopsia e identificarlos.

Aproximadamente a las 3:00 horas del domingo fue privado de su libertad un hombre entre los municipios de Acatlán de Juárez y Villa Corona. Horas más tarde fue encontrado sin vida y con un disparo de arma de fuego.

En otro caso, en la colonia Constitución un hombre murió asesinado luego de que le dispararon en al menos tres ocasiones. La víctima se encontraba cerca de un puesto ambulante, en el cruce de las calles Venustiano Carranza y Manuel M. Diéguez, hasta donde llegaron tres sujetos en un carro negro y lo acribillaron.

Por otro lado, Luis Fernando Camacho Chávez, de 34 años, fue asesinado de tres balazos y sus homicidas huyeron a bordo de un automóvil Volkswagen Beatle.

En Tomatlán, un municipio perteneciente a la región Costalegre, la madrugada del sábado fue ejecutado Alejandro Chávez Ayala, vecino del rancho Campo Acosta.

Según testigos, antes del crimen la víctima había sido “levantada” de la plaza principal por sujetos que viajaban en dos camionetas.

También la madrugada del sábado, aproximadamente a la 1:30 horas, autoridades municipales reportaron el asesinato de una mujer identificada como Erika Espinoza Mora. El crimen ocurrió en el cruce de las carreteras Tuxcueca-Morelia y Tuxcueca-Manzanillo.

Después del homicidio y gracias a un operativo policiaco en la región Ciénega, las autoridades municipales detuvieron 10 presuntos miembros del CJNG, entre ellos cuatro menores.

Los agresores dispararon sin causa aparente contra los ocupantes de una camioneta Nissan Frontier en donde viajaban Erika Espinoza, su esposo y dos hijos, mientras los asesinos se desplazaban en dos camionetas de modelo reciente; una Chevrolet Tahoe color tinto y una Avalanche color negro.

El secretario de Seguridad de Jalisco, Luis Carlos Nájera, aseguró que la violencia de los días recientes es parte de las pugnas entre los integrantes del CJNG y Los Caballeros Templarios para ganar la plaza.

Comentarios