Alecciona Peña a diplomáticos para que hablen bien de México

martes, 8 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Para el presidente Enrique Peña Nieto, el país “atraviesa por una condición muy positiva”, y por ello instruyó al cuerpo diplomático a decirlo en el mundo y reposicionar a México. “Quiero empezar detallándoles el contexto en el que comienza esta administración. Primero, hay que decir, México atraviesa por una condición muy positiva. Coyuntural y estructuralmente están dadas las condiciones para que México pueda detonar todo su potencial en los albores del siglo XXI”, expresó. Como parte de los trabajos de la XXIV Reunión de Embajadores y Cónsules que se celebra en esta ciudad, Peña Nieto convidó a los diplomáticos a una comida en Palacio Nacional. Con la presencia del gabinete, los representantes del Legislativo y del Poder Judicial, así como de los gobernadores del Estado de México, Eruviel Ávila, y de Chihuahua, César Duarte, respectivamente, el titular del Ejecutivo federal abundó en las “oportunidades” que tiene México. “Hay una alentadora perspectiva para el año 2013. México es un país con una sólida estabilidad macroeconómica y un bajo nivel de deuda con relación al tamaño de su economía”, expresó como primer factor. Luego presumió que el paquete económico para este año plantea cero déficit fiscal, y sostuvo que mientras otros países están al borde del colapso, México tiene fortaleza y certidumbre. “Contamos asimismo con sólidas instituciones y una democracia electoral que transita hacia lo que queremos promover y consolidar en los próximos años: una democracia que realmente sirva al cumplimiento y beneficios para todos los mexicanos”, dijo. Para ejemplificar lo anterior, recordó la aprobación de la Reforma Educativa y, naturalmente, el Pacto por México. También consideró que el consenso político actual no se había tenido en décadas, por lo que sostuvo podrán realizarse cambios de fondo. En su “alentadora perspectiva”, el presidente no abordó los saldos de la justicia, los horrores de la violencia, la miseria que aqueja a millones. Tampoco mencionó las polémicas decisiones de su gobierno, como los gasolinazos, ni el desempleo ni muchos otros temas que afectan a la población. Pero, como ha hecho en la mayoría de sus actividades públicas desde que inició su gobierno el 1 de diciembre anterior, Peña Nieto abordó sus cinco metas generales, es decir: la pacificación del país consistente en que “el ciudadano esté en el centro de las políticas de seguridad”. También la Reforma Educativa; la atención a la pobreza que cierre la brecha de desigualdad; el desarrollo económico y sustentable, así como el tema central del encuentro: el fortalecimiento de la política exterior. Además, Peña Nieto delineó el mensaje para las demás naciones sobre la apertura comercial del país: “Nuestro modelo económico será uno de libre mercado, pero con un gran sentido social. Nuestro país seguirá siendo una economía abierta al mundo, promotora del comercio mundial y garante de la inversión extranjera que confía en nuestro país. “El gobierno de la República facilitará las inversiones y, ante todo, será respetuoso de la propiedad privada y de la ley. Habrá certidumbre jurídica para los proyectos de inversión que se realicen en nuestro país”, ofreció. Ante los excancilleres Patricia Espinosa, Luis Ernesto Dérbez, Jorge Castañeda y Rosario Green, entre otros, Peña Nieto subrayó el reconocimiento internacional que ha tenido la diplomacia mexicana, en lo que describió como una contribución para la paz, la cooperación internacional y las causas más nobles de la humanidad. Al cuerpo diplomático, el presidente le dijo que es su responsabilidad “prestigiar el nombre de México en el mundo”. Casi al terminar su mensaje, Peña Nieto bromeó sobre las condiciones económicas que tienen los diplomáticos, en función de que el exsecretario de Hacienda, José Antonio Meade, es ahora el canciller. Aunque varios de los diplomáticos han aparecido inclusive en revistas y programas del corazón en Europa, por el fastuoso estilo de vida que llevan, el presidente Peña Nieto –en su primer encuentro con ellos como tal– prometió más recursos para el servicio exterior.

Comentarios