Alerta OCDE por severo 'estrés hídrico' de México

martes, 8 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alertó este martes sobre el severo “estrés hídrico” que sufren las cuencas hidrográficas de México, y urgió al gobierno federal a tomar acciones inmediatas en materia de subsidios al consumo de energía y uso del agua. Al presentar los estudios “Evolución del desempeño ambiental de México” y “Hacer posible la reforma de la gestión del agua en México”, el secretario general del organismo, José Ángel Gurría Treviño, dijo que el crecimiento de la población y la mayor incidencia de los efectos del cambio climático “empeorarán la situación actual”, lo que obliga a las autoridades mexicanas a reaccionar de inmediato, indicó. Según la OCDE, México ha cumplido los Objetivos de Desarrollo del Milenio en términos de agua, pero advirtió que tendrá que seguir haciendo avances para garantizar el servicio a los 40 millones de habitantes más que tendrá el país en 2030. “Un caso importante en el que se pueden aplicar acciones inmediatas es el de los subsidios al consumo de la energía y al uso del agua”, puntualizó Gurría. Expuso que entre 2005 y 2009 México invirtió 1.7% del PIB en subsidiar la energía, en particular el consumo de combustibles para el transporte y la utilización de electricidad por los hogares y los agricultores. “Paradójicamente, estos enormes subsidios benefician más a los que más tienen, en lugar de beneficiar a los pobres”, argumentó, y explicó que 20% de los más pobres se beneficia sólo de una décima parte de los subsidios a la electricidad, e incluso menos de la décima parte en el caso de los destinados al transporte. Ahí, el subsidio es muy oneroso para el presupuesto, muy malo para el medio ambiente y es terrible para la distribución del ingreso, argumentó Gurría Treviño ante el secretario del Medio Ambiente, Juan José Guerra Abud, y el director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld. Añadió: “Resulta que por la vía de los presupuestos públicos estamos redistribuyendo a la inversa el ingreso, dándole a los que necesitan menos y, por lo tanto, por supuesto reduciendo los montos que podemos darle a los que necesitan más. Esto es una enorme paradoja en un país que tiene tantas necesidades”. En el evento realizado en el Museo Interactivo de Economía, el secretario general de la OCDE planteó que si se sustituyeran estos subsidios indirectos por transferencias directas en efectivo, se podría ayudar a los más pobres, fomentar el uso eficiente de energía y el agua, y promover el crecimiento verde e incluyente. Los subsidios a la electricidad empleada para bombear el agua para riego –que ascendieron a casi siete mil millones de pesos en 2010– se oponen a los objetivos de las políticas en la materia y tienen un impacto catastrófico en el medio ambiente, sostuvo. Por ello, Gurría pidió dar “prioridad a la reforma del sector del agua”, con una mayor coordinación entre la acción federal y la de las diferentes cuencas, y con un incremento de la productividad y la rentabilidad que permita que la política hídrica y la agricultura “se refuercen mutuamente”. México, añadió, tiene la oportunidad de diseñar un nuevo modelo de gestión del agua, y hay mayor convergencia de voluntades políticas para lograr los cambios, a efecto de poner orden a uno de los temas que será de los más importantes, graves y severos desafíos que presente el desarrollo futuro del país.

Comentarios