Arraigan a vigilantes que negaron su participación en caso Heaven

martes, 1 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- César Rodolfo Pérez Velázquez y Manuel Jiménez Rodríguez, los vigilantes del rancho La Negra donde autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) ubicaron la fosa clandestina con los cadáveres de los 13 jóvenes del bar Heaven, cumplirán un arraigo solicitado por la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF). Luego de que la PGR entregó el lunes pasado a Pérez Velázquez, de 33 años, y Jiménez Rodríguez, de 31, a la PGJDF, ambos quedaron a disposición del Ministerio Público. “Una vez que la autoridad federal determinó la situación jurídica de los implicados por hechos de su exclusiva competencia, agentes de la Policía de Investigación acudieron a inmediaciones de las instalaciones federales y los aseguraron”, refirió la dependencia capitalina en un comunicado. La juez 25 Penal, Hermelinda Silva Meléndez, emitió la medida cautelar por 30 días a fin de que la Fiscalía Antisecuestros afine la averiguación previa. Ambos vigilantes habían sido detenidos el pasado 21 de agosto cuando las autoridades ministeriales llegaron a inspeccionar el predio ubicado en el municipio de Tlalmanalco, Estado de México, y encontraron la fosa clandestina. Sin embargo, fueron liberados tras declararse ajenos a los hechos. La Policía Ministerial los detuvo porque hay indicios de su participación indirecta en los hechos y falsedad de declaraciones. Según publica Proceso esta semana, ambos hombres vigilaron durante un rato a las mujeres que habían sido separadas del grupo de 13 secuestrados. Familiares piden reanudar reuniones Por otra parte, familiares de las víctimas del caso acudieron hoy a la PGJDF para solicitar que se reanuden los encuentros semanales con funcionarios de la dependencia debido a que a partir del hallazgo de la fosa en Tlalmanalco, no les han dado avances sobre las pesquisas ni datos sobre los nuevos detenidos. “Venimos a pedir que se abran las mesas con el procurador (Rodolfo Ríos), porque entendemos que la cosa de los cuerpos es una cosa y la investigación es otra, han estado deteniendo gente, arraigando, consignando y nos hemos enterado por la prensa, queremos saber qué sigue”, dijo Eugenia Ponce, tía de Jerzy Ortiz, una de las víctimas. Asimismo, reiteró que no reconocerán el cuerpo del joven, quien era hijo del narcomenudista preso Jorge Ortiz El Tanque, hasta que un tercer perito realice estudios, aunque no tienen confirmado quién los llevaría a cabo. Por su parte, Julieta González, madre de Jennifer Robles, y una de los deudos que se negó a recibir el apoyo del Fondo para Víctimas, reiteró su decisión y reveló que dicho apoyo, cuyo monto no se había hecho público, es de 70 mil pesos. “La vida de mi hija no vale 70 mil pesos, no hay dinero que cubra la vida de ninguno de mis familiares”, sostuvo. Tras la visita a la PGJDF, Ricardo Nájera, director de Comunicación Social de la dependencia, prometió a los deudos gestionar una cita con Guillermo Terán, titular de la Fuerza Antisecuestros, y posteriormente con el procurador.

Comentarios