Senadores reclaman a Meade por sumisa reacción ante espionaje de EU a Peña

martes, 15 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Uno por uno, los senadores de la oposición aprovecharon la presencia del secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, para reprocharle la tibia actitud, “poco digna” y hasta subordinada que asumió el gobierno de Enrique Peña Nieto luego de difundirse que el gobierno de Estados Unidos espió al mandatario mexicano durante su campaña por la Presidencia. El funcionario intentó frenar la metralla verbal al argumentar que el gobierno federal ha atendido, “con oportunidad y madurez”, las diferencias surgidas con Washington, y aún más, recordó que exigió “una investigación y un deslinde de responsabilidades por posibles actos de espionaje”. Durante su comparecencia ante el Senado, Meade insistió en que la cancillería fue “clara y puntual” en temas relacionados como la frontera común, el espionaje, y consideró que las visitas de Barack Obama y de Joe Biden, presidente y vicepresidente de Estados Unidos, respectivamente “han permitido desarrollar una nueva arquitectura para los intercambios mediante el diálogo económico de alto nivel, el Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación y el Consejo sobre el Emprendimiento y la Innovación”. Según sus datos, en este año la Secretaría de Relaciones Exteriores “realizó todos los días 15 mil acciones de asistencia, protección y documentación”, especialmente a las comunidades migrantes mexicanas en Estados Unidos. A pesar de la actitud a la defensiva del canciller, los senadores insistieron una y otra vez sobre el tema de las relaciones con Estados Unidos, el menosprecio a América Latina y los riesgos de la reforma energética al alterar los candados en materia de petróleo que contiene el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En nombre del PRD, la senadora Dolores Padierna consideró que el Ejecutivo federal ha ejercido una política exterior “presidencialista, opaca y subordinada a la agenda de Estados Unidos”. Consideró que Peña Nieto actuó “sin dignidad” ante los hechos de espionaje denunciados en Brasil, a raíz de los documentos filtrados por el excontratista Edward Snowden. Este episodio, advirtió Padierna, “es la demostración de la permisividad con la que la actual administración deja operar a las agencias de seguridad norteamericanas y la clara injerencia de Estados Unidos en asuntos internos, como obtener información sobre el petróleo”. Por el PT, el senador Manuel Bartlett advirtió que la reforma energética de Peña Nieto elimina la exclusividad del Estado mexicano respecto a la electricidad y el petróleo. “El país terminaría sin ninguna facultad en materia de energía”, al abrirse este terreno en el TLCAN. El priista Teófilo Nava Corzo felicitó al canciller Meade por la denuncia del espionaje contra el entonces candidato presidencial Peña Nieto ante la Asamblea General de la ONU y afirmó que la agenda bilateral debe basarse “en la dignidad, el respeto y la mutua colaboración”. Por el PAN, el senador Octavio Pedroza Gaitán presumió que los recientes acuerdos de México en la Alianza del Pacífico, el TLC con Centroamérica o el Tratado sobre el Comercio de Armas en la ONU son logos que provienen de la administración panista, pero le reprochó a Meade que no sólo “la voz del Poder Ejecutivo” debe dominar en la agenda de las relaciones internacionales.

Comentarios