Con Peña siguen injusticias y abusos contra migrantes: AI

miércoles, 16 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- A 10 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto no hay cambios en la política de atención a los migrantes centroamericanos, lo que “replica las fallas sistemáticas” en materia de derechos humanos registradas durante los sexenios anteriores, denunció el director ejecutivo de Amnistía Internacional en México, Perseo Quiroz. Durante la inauguración de la exposición fotográfica “Viajes invisibles. Migrantes en México”, auspiciada por la organización internacional y el Centro Cultural México-España y ubicada en las rejas de la Catedral Metropolitana, Quiroz sostuvo que “a pesar del cambio de discurso oficial y de modificaciones a la ley y al reglamento migratorio, la realidad para las personas que atraviesan el país en busca de llegar a Estados Unidos no ha cambiado. Siguen sufriendo por la falta de acceso a la justicia, a la seguridad y a la salud: son revictimizados durante los procesos judiciales”. Resaltó que a unos días de que el Estado mexicano sea sometido al Examen Periódico Universal (EPU) el próximo 23 de octubre, el gobierno de Enrique Peña Nieto llegará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU arrastrando algunas “deudas en materia de defensa, protección y promoción de los derechos humanos de los migrantes y las personas defensoras de migrantes”. “El Estado mexicano ha fallado en su deber de proteger a los migrantes en tránsito. Ha sido omiso en proveerles de seguridad y por mantener fallas en los centros de detención”, dijo Quiroz, al recordar que tragedias como la de los migrantes masacrados en San Fernando, Tamaulipas, no cambiaron el escenario para los centroamericanos obligados a atravesar el país para llegar a Estados Unidos. Durante la inauguración, Ana Enamorado, mujer hondureña madre de Óscar Antonio López Enamorado, un desaparecido, y que se encuentra establecida en México en busca de su hijo, declaró que a la tragedia diaria de los migrantes se suma la incapacidad de las autoridades mexicanas por resolver casos que han sido documentados por las mismas familias de las víctimas. Resaltó que pese a que desde 2010 denunció la desaparición de su hijo y que a partir del 8 de febrero pasado fue atraído por la Procuraduría General de la República (PGR), y de ahí trasferida a la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, “no hay ningún avance, sólo han enviado oficios a otros estados del país, sin resultados. Hasta ahora no han ido a Guadalajara, Jalisco, desde donde mi hijo me llamó por teléfono por última vez, en enero de 2010, y que para mí estaba trabajando de forma forzada”. Ana Enamorado llegó a México en la Caravana de Madres de 2012, organizada por el Movimiento de Migrantes Mesoamericano. Contó que la movilización de familias Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua ha permitido la localización de 200 personas en México, de las 20 mil que la organización de madres consideran que están desaparecidos. Reconoció, sin embargo, que el Estado mexicano tiene sólo 3 mil expedientes de migrantes centroamericanos desaparecidos. Este año, apuntó, la Caravana de Madres se llevará a cabo del 2 al 18 de diciembre, y se tienen datos de la localización de tres personas. En el encuentro participó también Andrea González, integrante del colectivo “Ustedes somos Nosotros”, que durante varios años brindó ayuda humanitaria a migrantes en el comedor y albergue de San José en Huehuetoca, Estado de México. Puntualizó que “no hay voluntad del gobierno mexicano por dar garantías de seguridad a migrantes ni a sus defensores”. Denunció que en el último año el albergue tuvo que cerrar en tres ocasiones ante “el clima de violencia y las amenazas para los defensores, todas ellas denunciadas ante las autoridades sin que hasta el momento haya una respuesta”. González recordó que desde julio pasado el albergue fue cerrado de forma definitiva, mientras que los integrantes del colectivo no tienen garantías para continuar realizando su trabajo humanitario. Resaltó que las agresiones recibidas “principalmente (provinieron) del crimen organizado, para el que los albergues son una piedra en el zapato. También sufrimos otras de las autoridades, pues en mayo de este año agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) entraron al albergue de forma ilegal para llevarse a migrantes, cuando en la ley está establecido que no pueden hacer detenciones en inmediaciones de un centro de atención a migrantes y mucho menos entrar de forma violenta”. La exposición fotográfica muestra imágenes de la ruta del migrante por La Bestia, el tren que mueve a miles de centroamericanos del sur a norte del país, así como de la estancia de centroamericanos en los albergues Jesús el Buen Pasto”, de Tapachula, Chiapas; La 72, en Tenosique, Tabasco; “Hermanos en el camino”, de Ixtepec, Oxaca;  y la “Casa del Migrante” de Saltillo, Coahuila.

Comentarios