Avala IFE nuevos estatutos del PAN; Madero canta victoria

miércoles, 23 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Aunque el Instituto Federal Electoral (IFE) aprobó hoy los nuevos Estatutos del Partido Acción Nacional (PAN), lo que representa una victoria política para el dirigente Gustavo Madero, el pleito continuará ahora en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). El IFE convalidó, de manera unánime, la procedencia constitucional y legal de los nuevos estatutos, aprobados por los delegados del PAN en la 16 Asamblea Nacional Extraordinaria del 16 de marzo y 10 de agosto, entre cuyas novedades destaca la elección de los dirigentes por voto directo de los militantes. Por ello el presidente del PAN, Gustavo Madero, festejó de inmediato la decisión del Consejo General del IFE y ratificó que ese partido es “ciudadano y democrático”. “Por unanimidad el Consejo General del IFE aprobó los nuevos estatutos del PAN y desechó todas las impugnaciones: PAN ciudadano y democrático”, escribió en su cuenta de Twitter, luego de que su equipo convocó a una conferencia de prensa para mañana jueves. La validación del IFE a los nuevos estatutos del PAN no fue sorpresa, porque uno de los impugnadores, Jorge Manzanera, había advertido que el presidente Enrique Peña Nieto tiene las manos metidas en ese partido por las complicidades con Madero. “Es una complicidad irresponsable”, definió Manzanera, en entrevista con el reportero, en agosto, en la que adelantó que impugnaría los nuevos Estatutos, aprobados con prácticas “gangsteriles” y engaños, porque a la militancia se le niega en realidad la posibilidad de elegir democráticamente a sus líderes. Igual que Manzanera, otros siete militantes impugnaron por diversas razones los estatutos, entre ellos Mario Vázquez Cantú, René Denis Estrada Sotelo y Manuel Gómez Morín Martínez del Río, nieto del fundador del PAN. La aprobación de los nuevos estatutos y su segura impugnación ante el TERPJF se produce también cuando está en curso la definición de candidatos para la renovación de la presidencia del PAN, entre ellos el senador Ernesto Cordero, la excandidata presidencial Josefina Vázquez Mota y el propio Madero. También desean el cargo la exsenadora Gabriela Ruiz del Rincón, apoyada precisamente por Manzanera, los exgobernadores de Guanajuato, Juan Carlos Romero Hicks y Juan Manuel Oliva, así como el senador Héctor Larios. Tal como lo adelantó en entrevista con el semanario Proceso, Manzanera, quien ha sido operador electoral de Felipe Calderón durante dos décadas, recurrirá al TEPJF para combatir los Estatutos promovidos por Madero. Lo hará por la misma razón que lo hizo ante el IFE: Porque se aprobaron con prácticas “gangsteriles”, “conductas clientelares de líderes corruptos” y otras “artimañas” de Madero y sus allegados, quienes –afirma– violaron la Constitución. En la impugnación presentada ante el IFE contra la cúpula del PAN, Manzanera aseguró que en la XVII Asamblea Nacional Extraordinaria, clausurada el sábado 10 de agosto, se transgredieron varios principios constitucionales, como la certeza, objetividad y seguridad jurídica, y la libertad de expresión y asociación, con el fin de “burlar” la conquista de los militantes de elegir a sus dirigentes por voto directo. En la sesión del 10 de agosto, asegura, no se aprobaron los nuevos estatutos con las dos terceras partes de los delegados, como ordenan los vigentes, sino sólo con la declaración del presidente de la mesa, Marko Cortés Mendoza, de que había “evidente mayoría”. La mayor conquista de la Asamblea Nacional, la elección de dirigentes por el voto directo de la militancia, fue desvirtuada con la “armonización” propuesta por la cúpula del PAN, porque se hizo una “reforma de la reforma” con la modificación de decenas de artículos ya aprobados en la sesión del 16 de marzo, cuando se suspendió por falta de quórum. Uno de los aspectos más cuestionados por Manzanera es el “adelgazamiento” de facultades del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) –cuyo presidente y su planilla serán elegidos por la militancia–, que se transfieren a la Comisión Permanente, cuyos integrantes se elegirán por una minoría del Consejo Nacional, con lo cual se “burla” la conquista de los militantes. “Resulta ilegal que mediante el robustecimiento de facultades de la figura denominada Comisión Permanente se pretenda disminuir la capacidad decisoria de los comités Ejecutivo Nacional y directivos estatales para lograr que la participación activa de la militancia de Acción Nacional se vea circunscrita a la elección de órganos partidistas decorativos, burlando un mandato de nuestro máximo órgano de decisión.” No sólo eso: La sesión del 10 de agosto se celebró sin que hubiera garantías para emitir el voto libre, directo y secreto de los delegados numerarios, y hasta el propio Madero, presidente nacional del PAN, generó “coacción” contra ellos al ostentar desde el presídium el sentido de su voto.

Comentarios