Endurece Senado impuesto a comida 'chatarra'

miércoles, 30 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El pleno del Senado aprobó esta noche incrementar de 5 a 8% el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los alimentos con alto contenido calórico (270 kilocalorías o más por cada 100 gramos). Con 71 votos a favor y dos en contra, la propuesta –formulada por el PRD– indica que serán gravados con esa tasa todas las botanas, los productos de confitería, los chocolates y otros derivados del cacao; flanes y pudines, dulces de frutas y hortalizas, cremas de cacahuate y avellanas; dulces de leche, alimentos preparados a base de cereales, los helados, nieves y paletas de hielo. En la propuesta original del Ejecutivo no estaba incluido ningún gravamen a esos productos. Fue en la Cámara de Diputados donde se agregó. * * * Después de un receso de poco más de 16 horas –de las tres de la mañana a poco más de las siete de la noche–, el pleno del Senado reinició sus trabajos, con la ausencia de la bancada del PAN y de varios senadores del PRD. Poco antes de la medianoche del martes 29, el pleno aprobó en lo general, con 73 votos a favor y 50 en contra, la reforma fiscal que originalmente procesó la Cámara de Diputados. En la madrugada de este miércoles, durante el inicio de la discusión en lo particular de los artículos reservados, el pleno había aprobado la homologación de la tasa del IVA, de 16%, en la frontera, que es cinco puntos más de la tasa con que tributaba desde 2010. Esta decisión del pleno dio al traste con la esperanza de todos los senadores del PAN, y de varios legisladores de otros partidos distintos del PRI, que habían abogado en tribuna, con mil y un argumentos, por mantener la tasa del 11% en la frontera norte y sur. Si ya desde la votación en lo general la bancada panista había mostrado su descontento, el fracaso en el intento por frenar la homologación del IVA en la frontera avivó su enojo. Pese a la hora, pasadas las dos de la mañana, era un hervidero el salón de sesiones del Senado. Vino la gota que derramó el vaso: aprobó el pleno, sin mayor discusión, la aplicación del IVA en la compra de mascotas y de los alimentos para las mismas, y hasta en los chicles. En un franco mayoriteo, sin mayor discusión, se aprobó la propuesta original del Ejecutivo federal. El hecho acabó por irritar a los panistas que –no tanto por el tema, sino por la actitud y la predisposición a resolver los asuntos mediante el mayoriteo– mejor optaron por abandonar en bloque el salón de sesiones. Sorprendieron los panistas. Y aunque se mantenía el quórum, tras un breve intercambio con los líderes de los demás grupos parlamentarios, el presidente de la mesa directiva del Senado, Raúl Cervantes Andrade, decidió decretar un receso en la sesión, que se reanudaría este miércoles 30 al mediodía. Pero dieron las 12 y nada. Se pospuso para las cinco de la tarde el reinicio de la sesión y tampoco. Debieron transcurrir poco más de dos horas para que finalmente iniciaran los trabajos del pleno… pero sin la bancada del PAN y varios de los senadores perredistas que, desde un principio, se mostraron contra la reforma fiscal. Las horas previas fueron de intentos fallidos por convencer a los panistas de regresar a la sesión; también, de encuentros privados de los líderes senatoriales del PRI y el PRD –y varios miembros de sus respectivos grupos– con el titular de Hacienda, Luis Videgaray, y su subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher. De acuerdo con el senador perredista Armando Ríos Píter, asistente a esas reuniones, la Secretaría de Hacienda se comprometió a avalar varios cambios en la minuta remitida por la Cámara de Diputados y que ahora desahoga el Senado. Entre ellos, que el seguro de desempleo se fondee con recursos del presupuesto federal y no con fondos de la Subcuenta de Vivienda de los trabajadores, como proponía el Ejecutivo y avalaron los diputados. También, eliminar el escalón de 31% del Impuesto sobre la Renta para las personas físicas con ingresos entre 500 mil y 750 mil pesos, y dejar el de 32% a partir de los 750 mil pesos anuales y hasta un millón; de 34% de un millón hasta 3 millones y, a partir de esa cantidad, la tasa máxima, de 35%, de ISR. Otra es deducir hasta 50% de las prestaciones de los trabajadores y no 47% como propuso la Cámara de Diputados, que corrigió la del Ejecutivo, que proponía 41%. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no se abordaban aún estos temas. Sólo se había ratificado la homologación del IVA en la frontera; la aplicación del IVA en mascotas y sus alimentos, en goma de mascar, en transporte terrestre foráneo y en las importaciones temporales de las maquiladoras de exportación.