Pemex pierde 650 mil dólares por siniestro en pozo de Tabasco

jueves, 31 de octubre de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Petróleos Mexicanos pierde alrededor de 650 mil dólares diarios por la fuga de gas en el pozo Terra 123 que sigue sin control. Esto se suma a los 7 millones de dólares que costó la torre de perforación que colapsó por el fuego la madrugada del miércoles. El director de Pemex Exploración y Producción (PEP), Carlos Morales Gil, informó que el costo del gas que se está quemando desde el pasado domingo es de 110 mil dólares diarios y de 550 mil el crudo que se deja de producir. Reveló que la perforación del pozo se realizó gracias a un contrato-alianza entre Pemex y la empresa trasnacional Halliburton, y que las investigaciones aclararán en quien recae la responsabilidad del accidente. “Es un evento que no debió de ocurrir… no sé si (la responsabilidad) es de Halliburton o somos nosotros, Pemex”, remarcó. En este contrato-alianza, explicó, Pemex puso el equipo de perforación y el personal, mientras que Halliburton la tecnología, pero, aseguró, no en todos los pozos “lo hacemos así”. Además, resaltó que si bien Pemex tiene la responsabilidad de supervisar el pozo, Halliburton “tiene la obligación de desempeñar los trabajos de manera adecuada”. Desde el pasado domingo 27, cuando se presentó la primera fuga de gas y hasta el martes 29, se intentó controlar el pozo pero no se pudo, y se suspendieron las actividades para programar nuevas medidas. Sin embargo, la madrugada del miércoles 30 se presentó otra fuga y, como consecuencia un incendio mayor, cayó el mástil de perforación y se propagó el fuego al resto del equipo, situación que prevalece hasta hoy. En rueda de prensa, ofrecida la noche del pasado miércoles, Morales Gil reiteró que no existe riesgo para la población, ya que la fuga e incendio se encuentran concentrados dentro de la instalación conocida como macropera y la comunidad más cercana se ubica a un kilómetro y medio de distancia. Entre las labores que deben realizarse está la limpieza de la macropera, incluyendo el retiro del equipo afectado; revisión de las condiciones del árbol de válvulas para verificar si se encuentra en estado operable y con ello definir sí se inyecta fluido al espacio anular para proceder a la reparación del pozo, o se cortan las tuberías de revestimiento a fin de colocar un nuevo cabezal e inyectar el fluido de control. De manera simultánea, se procedió a orientar el pozo anexo Terra 121, actualmente en perforación, hacia la posición del pozo afectado Terra 123, con el propósito de utilizarlo como pozo de alivio. Para ello, se contará con asesoría de la empresa norteamericana Wild Well Control Inc., líder en el control de pozos. “Gracias a los contratos que tiene Pemex con esta empresa se hizo contacto para que nos asesoren. Este grupo deberá estar llegando en las próximas horas a la entidad”, manifestó. Indicó que mientras se realizan los trabajos de control se mantendrá el fuego a fin de evitar la generación de una nube de gas que podría resultar más riesgosa, por lo que este hecho no debe suscitar alarma en la población. Pemex llevará a cabo una investigación profunda para determinar las causas del accidente, y una vez obtenidos los resultados, “se darán a conocer con total transparencia”. Finalmente, estimó que los trabajos de control durarán entre dos y ocho semanas.

Comentarios