Recupera Pemex 135 mil litros de gasolina tras fuga en Tlajomulco

jueves, 31 de octubre de 2013
GUADALAJARA, Jal., (apro).- Petróleos Mexicanos (Pemex) recuperó más de 135 mil litros de gasolina luego del derrame ocasionado por la rotura de una toma clandestina en la colonia El Mirador, municipio de Tlajomulco, que obligó a las autoridades a evacuar a poco más de 8 mil colonos. De acuerdo con autoridades federales, la extracción ilícita de material de las redes de hidrocarburos de la paraestatal derivó en una fuga que aventó un chorro de cerca de 20 metros de altura y provocó –la madrugada del miércoles 30– el escurrimiento de cientos de miles de litros de gasolina derramados a nivel de suelo. Por separado, el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval, confirmó la tarde de ayer el arresto de una persona presuntamente ligado con la “ordeña” de combustible. “Tenemos ya un detenido, es una persona que se está investigando, ya que se le detuvo en las inmediaciones de estos lugares (Chulavista) a bordo de una pipa”, puntualizó. Sobre la extracción ilegal de hidrocarburo, el mandatario estatal se pronunció por la aplicación de condenas más severas contra quienes comentan ese tipo de ilícito. "Se requiere endurecer las penas contra los delincuentes que puedan ocasionar un daño y muchas pérdidas humanas; hoy, afortunadamente, no lo estamos lamentando (ninguna tragedia), porque hubo una reacción inmediata, con una excelente coordinación entre los tres niveles de gobierno". Ayer, al filo de las cuatro de la mañana, se reportó una fuga de gasolina en un predio agrícola localizado a las orillas del fraccionamiento Chulavista, una de las colonias “dormitorio” más grandes de Jalisco, edificada hace aproximadamente 10 años. La amenaza de explosividad obligó a las autoridades a evacuar a cerca de ocho mil personas, entre vecinos y alumnos de diferentes escuelas, y el ayuntamiento de Tlajomulco instaló 12 albergues para atenderlos. La contingencia fue controlada alrededor de las 10 de la mañana, y a las seis de la tarde se autorizó el regreso a sus viviendas de las personas desalojadas. El incidente evidenció los graves problemas en el fraccionamiento Chulavista, donde habitan alrededor de 130 mil personas, pues pese a ser uno de los más grandes de Tlajomulco, con miles de “micro” casas que se vendieron a través de créditos de interés social o del Infonavit, carece de servicios públicos y vías de comunicación. Además, el desalojo de miles de vecinos provocó un severo congestionamiento vehicular en diversas vialidades cercanas a Chulavista, entre ellas la avenida Concepción, prolongación Ocho de Julo, Antigua Carretera Chapala y la parte sur del Periférico. Incluso algunas de esas rutas colapsaron en varios momentos, debido a la enorme cantidad de vehículos que pretendían alejarse del área de riesgo. La Unión de Gasolineros del estado, que preside Pablo González, demandó que se aplique todo el peso de la ley contra los delincuentes que provocaron el daño en las instalaciones de Pemex en Tlajomulco –el segundo municipio con más robo de hidrocarburo en la entidad, según lo ha reconocido la paraestatal–, debido a que la venta de combustible robado, añadió, afecta seriamente sus negocios. Detalló, asimismo, que tan sólo en lo que va de 2013 se han registrado 2000 tomas clandestinas de hidrocarburo en  toda la entidad. Por separado, las autoridades municipales de Tlajomulco denunciaron que tras la “ordeña” de los tubos de hidrocarburo en el municipio se encuentren bandas ligadas al crimen organizado. La fuga del pasado miércoles trajo a la memoria la tragedia del 22 de abril de 1992, cuando la explosión derivada de una fuga de gasolina de uno de los ductos de Pemex, dejó un saldo de 210 muertos y devastó 8.5 kilómetros de calles y casas en el sector Reforma de Guadalajara.

Comentarios