Gobierno del DF presenta denuncia por daños a "El Caballito"

miércoles, 9 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El Gobierno del Distrito Federal (GDF) interpuso hoy una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) por los daños ocasionados a la escultura de “El Caballito” que se localiza en la Plaza Tolsá del Centro Histórico de esta ciudad. En conferencia de prensa, el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, afirmó que con ello se busca deslindar responsabilidades por las afectaciones causadas al monumento de bronce de Manuel Tolsá, instalada en honor al rey Carlos IV de España en 1803. En la restauración están involucrados la empresa “Marina, restauración de monumentos” y servidores públicos relacionados con el tema. La responsabilidad administrativa podría recaer en la propia Secretaría de Gobierno del DF porque la Autoridad del Centro Histórico y el Fideicomiso del Centro Histórico dependen estructuralmente de ella. Serrano comentó que las sanciones se aplicarán a quien resulte responsable, producto de las investigaciones. “A quien resulte responsable, a cualquiera de esta mesa. Si hay alguna responsabilidad, a quien resulte producto de la investigación”, advirtió. No obstante adelantó que en el proceso administrativo para llevar a cabo los trabajos de restauración de El Caballito hubo “anomalías” por parte de la empresa, toda vez que inició las labores sin contar con el contrato firmado con el GDF y sin la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Según el dictamen técnico realizado por especialistas del INAH, los daños irreversibles en 50% de la escultura se estiman en un millón 415 mil 723 pesos y el responsable de la restauración, Arturo Javier Marina Othón, inició las restauraciones de la obra sin acreditar su cédula profesional de restaurador ni su currículum completo. “Los documentos presentados por el Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México y por el Sr. Arturo Javier Marina Othón, mediante los cuales se pretendió obtener solicitud de autorización por parte del INAH de manera extemporánea están incompletos“, señala el dictamen presentado el martes pasado. Marina Othón, abundó la institución, planteó métodos y materiales de intervención “sumamente agresivos que afectaron la integridad del monumento histórico, y su ejecución no autorizada generó daños irreversibles”, sostuvo el organismo. Además, el Fideicomiso Centro Histórico, que preside Inti Muñoz, no presentó el diagnóstico previo para justificar la necesidad de restaurar la obra ubicada en la calle de Tacuba. Los trabajos iniciaron el pasado 17 de septiembre y se detuvieron dos días después, al parecer porque la empresa no contaba con los permisos y tampoco había pagado la fianza que se requiere en todo contrato de obra pública, para iniciar labores. Por su parte, el contralor general capitalino, Hiram Almeida, indicó que se está integrando la investigación administrativa en dos sentidos: una sobre la actuación de la empresa y la otra sobre los funcionarios responsables. En la conferencia de prensa también estuvieron presentes la titular de la Autoridad del Centro Histórico del DF, Alejandra Moreno Toscano, y el director del Fideicomiso del Centro Histórico del DF, Inti Muñoz. El martes pasado el INAH anunció que presentará una denuncia ante la PGR por afectación al patrimonio histórico contra quien resulte responsable por los daños a la escultura. En conferencia de prensa en el Museo Nacional de Antropología, César Moheno, secretario técnico del INAH, dijo que los responsables del daño causado a la escultura de Manuel Tolsá deberán ser condenados a la reparación económica de las afectaciones, establecido en el dictamen de la institución, y a una multa de máximo 50 mil pesos, que es lo que determina el artículo 55 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos. Mediante un comunicado, después de conocer el dictamen de daños elaborado por especialistas del INAH, el Fideicomiso y la Autoridad del Centro Histórico anunciaron que en una reunión con la institución federal acordaron “remediar las afectaciones a la escultura” de manera conjunta y siguiendo los procedimientos que indique el instituto. El GDF explicaron, presentará un nuevo proyecto para restituir “los elementos necesarios para asegurar la conservación de la estatua” pero en coordinación con especialistas del INAH. Contrario a la opinión del INAH en el sentido de que los daños a la estatua son “irreversibles”, las autoridades capitalinas afirmaron todos los deterioros pueden ser corregidos y El Caballito volverá a estar en “óptimas condiciones”. Durante su comparecencia ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), la secretaria de Cultura capitalina, Lucía García Noriega aseguró que los daños causados a la escultura “son reversibles absolutamente, sí”. La funcionaria sostuvo que la pátina o lustre se puede volver a dar aunque no la del tiempo. “Pero de ahí a que no sea reversible es injusto”, dijo García Noriega en referencia a las afirmaciones del INAH y aprovechó para deslindarse de los hechos. “La Secretaría (de Cultura) no tuvo papel, yo soy la presidenta suplente del consejo y yo me volteo y te digo a ti encargada, ‘no se les vaya a ocurrir hacer nada sin el diagnóstico y la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)’. (...) No es que yo no quiera opinar, estoy en todos los consejos y opino en el consejo, pero no tengo la responsabilidad porque no me tocó a mí”, justificó.

Comentarios