Buscan a cuatro monjas mexicanas en zona devastada por el tifón "Haiyan"

lunes, 11 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El embajador de México en Filipinas, Julio Camarena, confirmó hoy que cuatro ciudadanos mexicanos se encuentran desaparecidos en las islas devastadas por el tifón Haiyan, que azotó las costas de ese país el pasado fin de semana y que dejó una estela de muerte y destrucción. Se trata de cuatro religiosas que trabajaban en la zona afectada por el meteoro y de las que hasta ahora no se tiene mayor información porque es prácticamente imposible llegar a esa zona. En declaraciones a Foro TV, el diplomático mexicano informó también de los 300 connacionales registrados en Filipinas, de los cuales sólo 15 residían en las áreas afectadas por el tifón. En un primer momento, dijo, se logró hacer contacto con 10 de ellos y, posteriormente, con otro más, un estudiante. "Nos falta hacer contacto con cuatro religiosas que se encuentran en estas islas a las cuales no hemos podido llegar", añadió Camarena. El diplomático afirmó que desde antes de que el tifón categoría cuatro –equivalente a un huracán categoría cinco— tocara tierra, la embajada envió correos electrónicos a toda la comunidad mexicana, invitándolos a evacuar ciertas zonas peligrosas y dándoles información sobre qué medidas tomar en los casos del golpe de un tifón. "Logramos tener comunicación con la gran mayoría de los ciudadanos mexicanos desde antes de la llegada del tifón y ayudamos a algunos de ellos a reubicarse”, dijo. Según cifras oficiales se han confirmado 552 muertos, decenas de heridos y más de mil personas desaparecidos, sin embargo, versiones extraoficiales apuntan a que podría haber hasta 10 mil muertos en todo el país a donde ya se acerca un nuevo ciclón. El nuevo meteoro se acerca al sur de Filipinas amenazando con ocasionar más inundaciones en las zonas ya devastadas por el tifón Haiyan lo que obstaculizará aún más los esfuerzos de socorro, señalaron meteorólogos filipinos. Haiyan es uno de los tifones más fuertes registrados en la historia. El fenómeno golpeó la parte central de Filipinas, uno de los archipiélagos más grandes del mundo.

Comentarios