Obispos discutirán tema de la narcoviolencia en Michoacán y Guerrero

lunes, 11 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Durante su 96 asamblea plenaria, que comenzó hoy lunes, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) abordará el tema de la violencia en México, que afecta, sobre todo, a las diócesis de los estados de Michoacán y Guerrero. En una rueda de prensa realizada hoy, el presidente de la CEM, monseñor Francisco Robles Ortega, indicó que el “tema de la violencia” será abordado durante la asamblea plenaria, pese a que el eje central de ésta será la nueva evangelización en México. “El tema de la violencia será revisado, lo tomaremos en cuenta porque incide en la evangelización”, dijo el también arzobispo de Guadalajara. De acuerdo con la agenda de actividades de los alrededor de 130 obispos que participarán en la asamblea, será el próximo jueves 14 cuando los prelados de Michoacán y Guerrero expongan ante el pleno sus experiencias en esos dos estados tan convulsionados por los enfrentamientos entre el Ejército y el crimen organizado. Uno de estos obispos es monseñor Javier Navarro, titular de la diócesis de Zamora, Michoacán, presente en la conferencia de prensa y quien señaló: “El Episcopado decidió conocer las experiencias de los obispos de Michoacán y Guerrero porque son los estados donde más se ha recrudecido la violencia. De manera que hablaremos sobre el tema el próximo jueves. Expondremos nuestros casos en un panel que durará una hora. Luego vendrán las preguntas de nuestros compañeros obispos”. Monseñor Navarro indicó que los sacerdotes y obispos de esas entidades están expuestos a la violencia como cualquier otro ciudadano. “Nosotros corremos los mismos riesgos que corre la gente, como puede ser bloqueo de carreteras, apagones de luz, secuestros, desapariciones, etcétera”. Puso como ejemplo el caso de un sacerdote de su diócesis, el padre Santiago Álvarez, quien tiene un año de haber desaparecido y aún no se sabe nada de él. “Pese a estas situaciones adversas, nosotros no tenemos ningún temor, seguiremos llevando el mensaje del Evangelio hasta las zonas más apartadas”, advirtió. Navarro indicó que comparte plenamente la postura del obispo de Apatzingán, Miguel Patiño Velázquez, quien en una carta pastoral –del 15 de octubre anterior– aseguró que Michoacán tiene “todas las características de un Estado fallido”, e indicó que algunos gobiernos municipales y policías están coludidos con el crimen organizado. “Monseñor Patiño habla de un Estado fallido. Yo percibo lo mismo”, dijo categórico el obispo de Zamora. Y señaló que ya anteriormente, el 18 de mayo, los obispos de Michoacán elaboraron una carta muy similar a la de Patiño, la cual le entregaron personalmente al entonces gobernador interino Jesús Reyna. “En Michoacán hay una gran concentración del Ejército y de la Policía Federal, pero de nada sirve porque las cosas siguen igual”, acusó Javier Navarro. Robles y Navarro también indicaron que el Papa Francisco está al tanto de la situación de violencia que se vive en México. “Aunque no a detalle, el Papa está enterado a través de la información que le envía el nuncio apostólico en México o a través de otros canales de información”, señaló Navarro. La 96 asamblea plenaria se realizará en la sede que el Episcopado tiene en Lago de Guadalupe, Estado de México. Su objetivo central será “profundizar y compartir el sentido de la nueva evangelización en México”. Concluirá el próximo viernes 15.

Comentarios