Buscan cuerpos en supuesta narcofosa localizada en Morelos

miércoles, 13 de noviembre de 2013
EMILIANO ZAPATA, Mor. (apro).- Elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) aseguraron un inmueble en la comunidad de Tepetzingo, en un intento por localizar cadáveres que habrían sido sepultados clandestinamente en el jardín de la propiedad. Agentes de la Policía Federal Ministerial (PFM) realizaron un cateo el lunes pasado en la casa localizada en calle del Ejido sin número, y el martes 12, con el apoyo de perros, habrían detectado los cuerpos enterrados. Esta mañana, cerca de las 9:00 horas, acudieron peritos en criminalística de campo y en dactiloscopia, además de fiscales de la PGR, quienes realizaron diversas diligencias en el interior de la finca. Los peritos, según versiones aún no confirmadas por la dependencia federal, localizaron restos humanos, lo que motivó la contratación de un grupo de trabajadores de la construcción, así como una retroexcavadora. Versiones extraoficiales indican que en el predio de unos 700 metros cuadrados y una barda de tres metros de altura, fueron exhumados al menos seis cadáveres, aunque la PGR no ha confirmado el hecho. Los peritos también localizaron restos de sangre en los cuartos y sala de la casa. Antes de las 19:00 horas, personal de Servicios Periciales y federales ministeriales introdujeron a su camioneta unas siete bolsas negras y blancas, y se retiraron rumbo a la Ciudad de México. La casa, según vecinos, fue rentada por varios años, pero a últimas fechas el propietario le había prestado el lugar a un amigo que llegaba eventualmente a dormir. La propiedad se localiza en un camino de terracería por donde para muy poca gente. En la parte de atrás y enfrente hay sembradíos de pastizal. Cerca del lugar se encuentra el rancho Mi Pueblito, decomisado a Sergio Villareal Barragán, exintegrante del Cártel de los Beltrán Leyva. La PGR aseguró en su momento que se trataba de un rancho de seguridad. El cateo ocurre luego de que el gobernador Graco Ramírez anunciara la detención del que calificó como “un garbanzo de a libra”, Noé Catalán Díaz, líder en la zona metropolitana del Cártel Guerreros Unidos, acusado por las autoridades de ser el responsable de las últimas 30 ejecuciones por el control en la venta de drogas. El capo fue entregado a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR. También se produce después de que, a finales de octubre, elementos de la Unidad Antisecuestros de la Procuraduría local rescataran a cinco víctimas que se encontraban amarradas en una casa de seguridad en el municipio de Temixco. En ese operativo fueron detenidos ocho imputados de plagio.  

Comentarios