Deuda de mil 500 pesos, la causa por la que masacraron a familia en Juárez: Fiscalía

miércoles, 20 de noviembre de 2013
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La Fiscalía General de Chihuahua presentó ante los medios a dos de los presuntos responsables del crimen de una familia en Ciudad Juárez, el pasado domingo 17. Se trata de Jesús Daniel Mendoza Hernández y Édgar Uriel Luján Guevara, de 30 y 31 años, empleados de una maquiladora, quienes supuestamente confesaron su participación en el multihomicidio, por una deuda de mil 500 pesos. De acuerdo con Enrique Villarreal Macías, fiscal especial para la Investigación y Persecución del Delito en la Zona Norte, Jesús Daniel y Édgar Uriel confesaron que la noche del sábado 16 acudieron al domicilio ubicado en el cruce de las calles Luciano Becerra y Fernando Montes de Oca, colonia Morelos Zaragoza de la ciudad fronteriza, para reclamar el pago del dinero a Máximo Martín Romero Sánchez. Jesús Daniel, dijo, aseguró que ante la negativa de Máximo Martín para pagarle los mil 500 pesos que le debía, se retiró del lugar y horas más tarde regresó acompañado de amigos con la intención de obligarlo a saldar la deuda. “La situación se salió de control y por ello los mataron, después se llevaron el dinero y tres camionetas", explicó el funcionario después de la captura de los dos individuos. No obstante, durante su presentación ante los medios, Jesús Daniel Mendoza Hernández afirmó que él no asesinó a la familia (“yo no los maté”, subrayó), y el otro presentado, Édgar Uriel Luján Guevara, guardó silencio. El primero declaró que él estuvo en el lugar de los hechos y permaneció alrededor de 15 minutos afuera de la casa de Máximo Romero, mientras otras personas, entre ellas Édgar, se encontraban adentro. Él, sostuvo, no sabía que iban a matar a nadie y que entró a la casa para sacar el dinero de la cartera de Max, se lo llevó y posteriormente lo entregó a Edgar, dado que correspondía a un adeudo de una ‘monta’ de un perro pitbull. Asimismo, aseguró que él no vio a los niños muertos. Más tarde, la Fiscalía Zona Norte difundió un comunicado en el que detalló que los ocho miembros de una familia de la colonia Morelos Zaragoza fueron asesinados porque el padre no pagó el alquiler de un can de raza pitbull que le facilitaron para que lo cruzara con una perra. Entre cuatro individuos dieron muerte al deudor en su casa y enseguida privaron de la vida a los otros siete parientes para que no los denunciaran, pues tres de los presuntos asesinos eran conocidos de la familia, agregó. De acuerdo con el texto, Jesús Daniel Mendoza Hernández, El Tomate, de 30 años, y Édgar Uriel Luján García, de 31, “fueron detenidos en términos de la flagrancia”. Detalló que en las investigaciones realizadas se tuvo conocimiento de que el móvil de los hechos fue una deuda económica de mil 500 pesos que una de las víctimas, Máximo Martín Romero Sánchez, tenía con sus agresores. Dicho adeudo fue contraído hace aproximadamente dos meses por el alquiler de un perro de la raza pitbull para cruzarlo con una hembra de la misma raza que era propiedad de Romero Sánchez. La Fiscalía informó que hay dos personas prófugas –vecinos de la familia asesinada–, que son los dueños del animal, e indicó que los dos detenidos dijeron que desde hace mes y medio comenzaron a hostigar a Máximo porque no les pagaba, pues siempre que acudían a cobrarle decía que no tenía dinero. Finalmente, en compañía de cuatro sujetos “de aspecto cholo”, acudieron a la casa de la víctima y amenazaron a Máximo, dándole un plazo para que pagara, continuó. Precisó que el pasado 16, acudieron a casa de la víctima para exigirle el dinero. Dos de los sujetos, agregó, hablaron con Máximo y otros dos se quedaron en el automóvil. “Después de la exigencia económica empezó la discusión y entonces el dueño del perro tomó un cuchillo de cocina y comenzó a agredir a Máximo. Al escuchar los gritos, los dos tipos que se quedaron en el automóvil entraron a la vivienda y atacaron a Máximo hasta darle muerte”. Añadió: “Como tres de los agresores eran conocidos de la familia, decidieron privar de la vida a todos los miembros para que no fueran a denunciarlos”. Por separado, el fiscal Enrique Villarreal Macías manifestó que después de practicar la prueba de luminol, comprobaron la participación de los dos detenidos al analizar la sangre de las víctimas que quedó en su ropa. Ambas personas, agregó, enfrentarán la máxima penalidad de prisión vitalicia por los delitos de homicidio agravado contra Daniel Romero Castañeda, de seis años; Janeth Abril Romero Castañeda y Valeria Lizeth Lara Castañeda, ambas de cuatro años; María del Carmen Morales Infante, de 60; José Antonio Lares Padilla, de 39; Rosa María Castañeda Morales, de 30; María del Carmen Castañeda Morales, de 28, y Máximo Martín Romero Sánchez, de 27 años. De acuerdo con el funcionario estatal, la dependencia a su cargo ha seguido todos los protocolos de investigación, y sostuvo que en ningún momento hubo actos de tortura contra los detenidos. Los dos sujetos, subrayó, fueron detenidos conforme a derecho. Sobre la recién nacida que los atacantes dejaron con vida, dijo que está bajo resguardo de la Procuraduría para la Defensa del Menor (Procuraduría de Asistencia Jurídica y Social). Personal de esa dependencia informó que la niña ya se encuentra con sus familiares, quienes incluso hoy la llevaron al servicio funerario de sus padres. Mientras tanto, las familias de los acusados permanecen afuera de la Fiscalía y exigen hablar con el gobernador, a quien demandaron no fabricar chivos expiatorios. También acudieron ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos e interpusieron una denuncia por tortura y abuso de autoridad contra la Fiscalía General del Estado.

Comentarios