Primo de Granier pasó de modesto médico a multimillonario

miércoles, 20 de noviembre de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La fiscal de la Procuraduría local, Luz del Alba Pardo, y policías ministeriales, realizaron una diligencia de inspección a la residencia del doctor Carlos Armando del Campo Melo, primo del exgobernador Andrés Granier Melo, en el lujoso fraccionamiento Las Hadas de esta capital. La diligencia inició a las 11:00 horas y concluyó a las 15:30 horas sin que oficialmente se informara el resultado de este operativo que forma parte de las investigaciones sobre el multimillonario desfalco y deudas que, por alrededor de 20 mil millones de pesos, heredó el gobierno priista de Granier Melo al del perredista Arturo Núñez. Del Campo Melo habría fungido como prestanombre de su primo Andrés Granier para la adquisición de al menos ocho bienes inmuebles por un monto superior a los 40 millones de pesos, comprados entre 2009 y 2012. Entre ellos, cuatro lotes en el fraccionamiento Las Hadas, donde se edificaron cuatro residencias, una del propio Del Campo Melo, donde se llevó hoy la diligencia, así como otras atribuidas al exgobernador Granier Melo y a cada una de sus hijas, las gemelas Mariana y Paulina Granier Calles. Los cuatro lotes, de mil 331, 554, 540 y 428 metros cuadrados, ubicados todos en la manzana 6, tuvieron un costo de 630 mil pesos cada uno, más de 2.4 millones de pesos, sin contar las lujosas construcciones. De acuerdo con el Registro Público de la Propiedad, Del Campo Melo también adquirió 5.18 hectáreas en el ejido Curahueso, en la periferia de Villahermosa, en 500 mil pesos; dos terrenos en la ranchería Tierra Amarilla del municipio de Centro (Villahermosa) de 4.5 hectáreas y 874.3 metros cuadrados, comprados el 9 de diciembre de 2010 en 350 mil y 60 mil pesos, respectivamente. En tres años, de 2009 a 2012, adquirió propiedades por más de 40 millones de pesos, pese a que, antes que su primo Granier fuera gobernador, era un modesto doctor del Instituto de Seguridad Social del Estado (ISSET) que vivía al día y en un departamento de interés medio, de no más de 350 mil pesos. En 2007, una vez que su primo asumió la gubernatura, fungió como un ministro sin cartera que administraba los recursos de la Quinta Grijalva, la casa de gobierno y la oficina de “gestión” que ocupaba Fabián Granier Calles, hijo del exgobernador, contigua a la residencia oficial. Y empezó su vertiginosa riqueza que ahora indaga la PGJE.

Comentarios