... Y gritan traidor a Jesús Zambrano

jueves, 21 de noviembre de 2013
OAXTEPEC, Mor. (apro).- A punto de dar su mensaje político, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, fue abucheado por decenas de delegados que corearon “¡No al Pacto!”, mientras que su corriente —Nueva Izquierda— reviró: “¡Presidente!”. Los gritos y abucheos se confundieron al grado de que se escuchó: “¡No al Pacto! ¡Presidente!”. El momento álgido fue cuando el presidente nacional recordó que los delegados deberán decidir su permanencia en ese acuerdo, firmado el 2 de diciembre pasado con el PRI, el PAN y el gobierno federal. En lo que fue la ceremonia de inauguración del XIV Congreso Nacional Ordinario del PRD, se hicieron sentir las divisiones entre la corriente de la dirigencia nacional Nueva Izquierda y sus aliados, contra las de IDN y sus simpatizantes. Zambrano debió alzar la voz para acallar los gritos de “¡traidor!”. En respuesta, ironizó: “¡Gracias a todos!”. Zambrano acalló las protestas citando lo sucedido en el año de 1988, cuando Cuauhtémoc Cárdenas, presente en el acto y recibido calurosamente por los delegados, fundó al PRD, la fuerza política —dijo— más importante del país. Siguieron los gritos y abucheos por lo que debió alzar aún más la voz y recordar que después de 25 años de fundación del PRD sigue vigente el lema: “¡Patria de reconciliación y de tolerancia!”, aunque el lema oficial del partido es: “Democracia ¡Ya! Patria para todos”. Pidió a los congresistas opositores al pacto que debatan con ese apasionamiento en las mesas que se instalarán a partir del viernes para discutir el programa, los documentos básicos —donde hay consenso— así como la línea política y los estatutos a reformar, así como en la plenaria del sábado 23 de noviembre, en la que se deberán aprobar los textos discutidos. En ese momento una voz de mujer lanzó: “¡Vendido!”. Zambrano parafraseó a Heberto Castillo: “No preguntemos de dónde venimos sino a dónde queremos ir juntos”. Otra voz de congresista reviró: “¡Pero no con el PRI!”, a lo que el presidente nacional pidió “evitar los riesgos de la división interna” y dio pie al polémico tema del pacto por México. Regresaron los vituperios. “El Congreso decidirá qué hacer respecto del pacto por México en la mesa de línea política”. Alguien más remató: “¡Eres un traidor”. Zambrano siguió: “Estamos por protagonizar un cambio de época” y le gritaron: “¡Falso!”. Siguió hablando sobre la reforma energética, asegurando que quien la apruebe “será cómplice del mayor atraco a la nación”. Por eso, así como —dijo— echaron abajo la intención gubernamental de gravar impuestos a medicinas y alimentos con 16 por ciento de IVA, defenderán la reforma energética. “No hay división en la lucha por el petróleo”, aseguró, y recordó el mitin del domingo pasado encabezada por Cárdenas y por él. “Seguiremos en alerta roja”, sentenció. Destacó que deberán elaborar un plan de acción inmediato entre la dirección del partido y los grupos parlamentarios en defensa del petróleo”, a lo que se sumó el secretario general, Alejandro Sánchez Camacho, quien celebró “la gentileza” del gobernador de Morelos, Graco Ramírez —a quien abuchearon durante su presentación en el templete— por las facilidades para realizar dicho acto. “El PRD no puede acompañar al gobierno federal. Este congreso tiene dos opciones: un choque de trenes entre posiciones irreconciliables o sin abandonar el debate acalorado que discuta y tome decisiones”. Destacó que en los principios y documentos básicos del partido no hay disenso, el debate será en la línea política y en los estatutos. “No a las alianzas con el PAN ni con el PRI. Debe haber alianzas estratégicas con la izquierda y lograr antes de terminar el año el millón 700 mil firmas necesarias para la consulta sobre la reforma energética”, indicó.

Comentarios