Caso Pemex-Repsol no se cierra: El País

miércoles, 27 de noviembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El acuerdo entre España y Argentina sobre la expropiación de YPF no eliminará el conflicto de Petróleos Mexicanos (Pemex) con la petrolera española, pero sí le beneficiará, señala el diario español El País. En su editorial de este miércoles, el rotativo español indica que el pacto entre los gobiernos de Mariano Rajoy y Cristina Fernández de Kirchner, que pone fin al litigio generado por la nacionalización en abril de 2012 de la filial argentina del grupo Repsol, favorece sobre todo a Pemex y también al gobierno argentino, según el rotativo. “Lo que el acuerdo no resolverá es el conato de inestabilidad en el accionariado de la compañía española. Sería una ingenuidad suponer que el enfrentamiento entre Pemex, con 9.34% del capital de Repsol, y el equipo de gestión ha desaparecido simplemente porque el caso de YPF esté cerrado. Lo probable es que continúe, soterrado quizá, pero activo”, señala el diario español. Pemex llegó a perder casi 40% del valor de su inversión luego de la decisión del gobierno argentino, que llevó a pique a las acciones hasta tocar casi los 10 euros en 2012. Sin embargo, El País afirma que con el acuerdo entre España y Argentina, Pemex consiguió eliminar el “obstáculo societario” que le impedía llegar a acuerdos para participar en la explotación del yacimiento de Vaca Muerta situado en las provincias de Neuquén, Río Negro y Mendoza, Argentina y que es una formación de petróleo y gas de esquistos. Repsol se comprometió a querellarse contra cualquier socio futuro del Estado argentino en la explotación de los pozos y, de paso, con el apoyo del gobierno mexicano, “ha hostigado al equipo gestor de Repsol, partidario de indemnizaciones más elevadas”, afirma en su editorial El País. Según el diario la indemnización que se maneja por la expropiación de YPF, es de unos tres mil 700 millones de euros, pero está por debajo de las peticiones de Repsol. Por otra parte, refiere la editorial, Cristina Fernández y su equipo consiguen “borrar” las consecuencias de la expropiación, es decir, la “inseguridad regulatoria del país”, aunque advierte que el acuerdo no despeja la incertidumbre sobre el futuro de la petrolera española. “El entendimiento con Argentina tampoco garantiza, como se sugiere desde el gobierno, que se aleje el peligro de una OPA (Oferta Pública de Adquisición) sobre el grupo español por parte de capital extranjero. “Mientras Repsol no amplíe su actividad en otros mercados y recupere al menos el perímetro financiero anterior a la expropiación de YPF, seguirá siendo una oportunidad de inversión”, señala el diario. El beneficio para Repsol, abunda, es que ya no tendrá que ocuparse de un “contencioso legal complicado” con el gobierno de Fernández de Kirchner y eso le permitirá centrarse en la tarea principal, que es la de recomponer su negocio internacional. “En ese sentido, el acuerdo es útil”, subraya. Sin embargo sostiene que el gobierno español debe dar una explicación “detallada” sobre los términos del acuerdo entre España y Argentina y las razones que han llevado a la intervención del Ministerio ibérico de Industria y a las consultas previas, con el gobierno de México, para poner fin al pleito internacional.  

Comentarios