Claman justicia por asesinato de médico pasante en Campeche

jueves, 28 de noviembre de 2013
CAMPECHE, Cam., (apro).- Médicos pasantes marcharon por el primer cuadro de la ciudad para reclamar justicia por el supuesto asesinato de su colega, Julio Arroyo Ocaña, en un centro de salud rural del sur del estado, así como para exigir seguridad y condiciones dignas de trabajo para quienes realizan su servicio social en comunidades apartadas. El procurador Ambrosio Herrera Campos insistió en que el avance de las pesquisas hasta ahora apunta a la teoría del suicidio en el caso Arroyo Ocaña, cuyo cadáver fue encontrado el lunes 25 en el centro de salud de la comunidad La Cristalina, en el municipio de El Carmen, con cortadas en el cuerpo. “Estamos actuando con mucha prudencia pero con una investigación muy sólida, estamos actuando con mucho respeto tanto para la persona que ya no está, como para la familia, para que al final podamos dar un resolutivo”, argumentó. Sin embargo, este jueves los inconformes amagaron con abandonar los centros de salud donde están adscritos en un plazo de 48 horas las autoridades no dan respuesta a sus demandas de justicia y seguridad. Desde el mediodía, los pasantes y sus padres se reunieron con la directora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC), Xóchitl Georgina Poot López, a quien exigieron interceder ante las autoridades de la Secretaría de Salud para que se les brinden garantías de seguridad y condiciones dignas en las comunidades rurales a donde son enviados a prestar su servicio social. En principio, la funcionaria aceptó la postura de que ninguno de los pasantes se presentará a los 54 centros de salud del estado en los que están repartidos y en once de los cuales los quejosos reportaron anomalías, hasta que se atienda su pliego petitorio. Otro grupo de pasantes, acompañados por estudiantes de las facultades de Medicina, Enfermería y Química, así como de padres de familia, marchó del parque principal hasta el palacio de gobierno, donde se plantaron para exigir audiencia con el secretario de Gobierno, Roberto Sarmiento, para exponerle sus demandas. En el pliego petitorio los jóvenes denunciaron que en las unidades médicas donde están repartidos “no cumplen con los lineamientos básicos en materia de infraestructura, medicamentos de stock y, en muchas ocasiones, ni se cuenta ni con un médico de base”. También se quejaron de que la Secretaría de Salud los utiliza como “mano de obra barata” para cubrir esas unidades médicas sin tener que pagar a un médico de base titulado.

Comentarios