Productores de leche denuncian política de "aniquilación" del gobierno de Peña

miércoles, 11 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Ganaderos del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche se quejaron hoy de la decisión de la empresa Liconsa de reducir “arbitrariamente” un peso el pago por cada litro que les compra. Dicha medida, argumentaron, le pega a su sector y de paso a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, el programa social estelar del gobierno Enrique Peña Nieto. En un comunicado, Álvaro González Muñoz, dirigente del Frente, cuestionó la decisión de Liconsa: “Estamos realmente molestos, por la gran esperanza que abrigamos con el cambio de gobierno y, sobre todo, que cuando nos encontramos en un proceso de diseño de programas de apoyo a los pequeños y medianos productores de alimentos, nos salga de pronto que nos aplican una estrategia de aniquilación para quienes menos tienen”, afirmó. Además, calificó de “injusto” que una empresa del gobierno federal aplique una política desleal, cuando Peña Nieto se empeñó en la Cruzada Nacional contra el Hambre, y pequeños y medianos lecheros se unieron a la estrategia y de inmediato se pusieron a trabajar. Y es que a decir de los ganaderos Liconsa decidió “romper el hilo por lo más delgado” y, con el pretexto de no contar con recursos presupuestales suficientes para sus adquisiciones de leche y que además forma parte de sus programas de abasto social, “disminuyó de forma injustificada el precio por litro que recibe de parte de los ganaderos del sector social”. El dirigente ganadero advirtió que el primer efecto de esta decisión “arbitraria” por parte de la empresa dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), afectará a la Cruzada Nacional contra el Hambre, así como a los pequeños y medianos productores del país. Incluso, alertó, en Jalisco están a punto de abandonar la actividad por “incosteable”. La acción, siguió, sienta un precedente “nada favorable” para los pequeños y medianos productores que surten del alimento a LICONSA porque el precio que establece la empresa “constituye un referente para los compradores de la industria privada”, de manera que la reducción del precio por litro, a un porcentaje del padrón de proveedores, repercutirá negativamente en la economía de los productores primarios en todo el país. González Muñoz lamentó que a un año de que terminaron dos administraciones federales “negras” para los productores lecheros, las de Vicente Fox y Felipe Calderón, las autoridades deciden reducir nuevamente un peso por litro. “Es una decisión fácil pero de efectos catastróficos para los lecheros que, de por sí, enfrentan una economía empobrecida”. El dirigente afirmó que en diversas ocasiones los productores han intentado reunirse con las autoridades correspondientes para hacerles ver y entender la problemática lechera del país en sus estratos económicos y tecnologías desiguales comparadas con las de la gran industria, pero a la fecha no los han escuchado. Los productores, afirmó, están dispuestos a recurrir directamente con el presidente, a fin de que reciba a una comisión nacional y se tomen decisiones encaminadas a reactivar la producción y productividad lechera y “en virtud de que la oferta de este alimento para la población, no puede esperar”. Pérdidas millonarias De acuerdo con la organización, sólo en Jalisco, las pérdidas directas para los productores primarios ascienden a cinco millones de pesos mensuales. La rigidez del sistema operativo de las recepciones de leche, abundó el dirigente, los está llevando a “un callejón sin salida”, pues los descuentos están a la orden del día. “Nos descuentan arbitrariamente por cualquier pretexto a cada litro de leche entregado en sus centros de acopio: 45 centavos por flete; 30 centavos para aquellos productores que no cumplan con antigüedad (mínimo 52 semanas). “Nos exigen una calidad que nunca reciben los consumidores beneficiados con el programa de abasto y nos aplican castigos del orden de 20 centavos por litro, lo que condiciona que en lugar de recibir $ 6.20 recibamos en muchos de los casos hasta menos de $5.20 por litro”, acusan los ganaderos. González Muñoz sostuvo que no aceptarán el “malinchismo” de LICONSA, que prefiere comprar el producto en polvo más caro en el extranjero, que dar oportunidad de empleo e inversión a los productores nacionales. En México, dijo, el 97 % de los productores son pequeños y medianos y, si bien no están integrados a la cadena de valor, sí representan “grandes ventajas” en el carácter distributivo de la riqueza de su actividad “y de ella se cubren los gastos cotidianos de miles de familias distribuidas en el país, principalmente en zonas rurales”. El ganadero indicó que actualmente la producción de un litro de leche entera en polvo, cuesta entre 7.50 y 8.30 pesos, según el vendedor y la calidad. Esto significa, explicó, un precio promedio de 7.90 por litro que, comparado con lo que pagan a productores nacionales, equivale a 2.00 pesos más por litro, y eso considerando que LICONSA la vendiera sin sustituir grasa natural por vegetal.

Comentarios